Uso avanzado de Calibre

En este post os contaba como crear un  ebook a partir de un fichero de texto en pasos muy sencillos, pero me dejé intencionadamente un par de consejos para ir mas rápido con vuestro trabajo.

Así como hago los tutoriales, parece como si yo fuera un ejemplo de la perfección absoluta, y ya nunca me equivocara, pero olvidaos de eso. Me equivoco mucho. Muchísimo. Y no suelo prestar atención a lo que hago. Así que, aun dominando ya el complicado arte de la creación de buenos ficheros de texto y de convertirlos rápidamente a e-book, cometo errores. ¿Y que pasa cuando cometes un error en la edición de tu manuscrito y solo eres capaz de detectarlo ya metido en Calibre?

Pues aparte de caerte del pedestal y darte cuenta que eres un torpe, es un fastidio.

Un truco muy útil

Es ese post que mencionaba antes, comentaba que antes de poder crear el libro electrónico necesitabas “Añadir a la biblioteca de Calibre” tu documento. Realmente cuando haces eso Calibre crea una carpeta en un directorio suyo,  y crea allí una copia de la versión que subes. Ademas va guardando en ese mismo directorio las versiones en otros formatos que se vayan generando posteriormente.

Pero no se ve ninguna opción que te permita modificar el fichero desde Calibre (solo hay una opción de Modificar, pero solo es para el formato epub)

Así que cada vez que te equivocas, aparentemente no queda otra que borrar de la librería el libro y volverlo a subir. Perdiendo lo que tenias ya hecho en el anterior como son los metadatos y la portada. Y todo seguramente porque has visto una errata en la descripción de una imagen en la pagina 240.

Pues hay una manera de saltarte ese paso tedioso.

Calibre tiene la opción de enseñarte en el Explorador de Archivos donde se encuentra tu libro. Yo uso esta opción para ir mas rápido corrigiendo esos posibles fallos.

Si pulsas en el recuadro que he marcado, te abrirá una ventana con el navegador de ficheros, y veras una copia de tu fichero de texto. Ese fichero es el que usa Calibre para hacer las conversiones.

Ahm vale, muy bien, ¿y que hago con el?

Pues fácil, ese fichero realmente es tu copia maestra. Bueno, una copia de tu copia maestra. Osea una copia de tu versión final del libro. Si lo abres con el editor de texto, podrás corregir ese fallo, o otros mil que hayas detectado.

Si lo grabas, puedes continuar con la conversión sin interrupciones. Solo habrá que darle al botón de procesar. Calibre usará todas las características que ya le has configurado en el menú de conversión, y el fichero ya corregido. No la anterior versión que falla.

Cuando por fin hayas acabado, cuando tengas la versión deseada, lo que tienes que hacer es copiar ese fichero y sobreescribirlo (machacarlo sin piedad) con el fichero que usas para generar tu e-book en formato electrónico, y que guardas en la nube.

Y sino lo guardas en la nube, hazme caso, ¡¡HAZLO!!

En resumen:

  1. Añade tu libro a la librería de Calibre.
  2. Genera el fichero en el formato que deseas y revisa como ha quedado.
  3. Haz los cambios necesarios en la copia que te genera automáticamente Calibre.
  4. Usa esa copia, cuando este todo ok, para que sea tu versión maestra.

Como os prometí, con este consejo ganaréis un montón de tiempo, y reduciréis errores.

¡Ojalá os sirva de ayuda! Nos vemos en el siguiente post.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.