Este post va a ir dedicado a todos aquellos que encuentren difícil escribir. A los que les cuesta, a pesar de que lo que les gustaría poder escribir un libro.  De verdad, espero que os ayude.

Os contaré lo que me ha funcionado a mi. Nada de consejos vacíos, solo os comento lo que me han ido bien.

Escribe rápido

¿Que idiotez de consejo, no?, diréis. Si no me cuesta escribir fluidamente, como lo voy a hacer rápidamente.

Pues si, hazlo.

Escribe rápido, sin preocuparte del sentido de las frases que pones. Solo ocúpate de desarrollar las ideas que tengas en la cabeza.

Vomitalas en un documento de texto. Sin pensar. Ya verás que, cuando las veas escritas, seguramente mas ideas aparecerán para acompañarlas.

Con suerte esas 2 o 3 ideas generales, se convertirán en 6 o 7 sin ningún problema. Luego, claro está, tendrás que extenderlas, completarlas y adornarlas. Sino, en vez de un libro tendrás una lista de tareas un poco extraña.

Claro está que tendrás que tener las ideas en la cabeza para poderlas soltar. Pero quizás ese día no estés inspirado. Pues bien, ya os digo que el 90% de los días no estarás inspirado. Así que necesitaras usar la siguiente técnica:

Tener las ideas preparadas con antelación

Para esto, necesitaras ser un poco organizado. No demasiado, no os asustéis.

Siempre que tengas una idea para tu novela, o ensayo, tienes que parar todo y anotarla en algún sitio. Obviamente en un sitio donde no lo vayas a perder.

Una herramienta que yo recomiendo para hacer esto es Google Keep. Con Keep podrás crear pequeñas notas, una especie de post-it vamos, y dejar escrito allí lo que creas conveniente. Su diseño minimalista hace que no te llame a escribir mucho, pero si lo necesario para volcar esa idea general.  Incluso a dejar solo una dirección web donde hayas visto algo interesante.

Lo mejor de todo es la posibilidad de gestionar esas notas, desde el móvil o el ordenador. Y el móvil lo llevas siempre encima, ¡así que no perderás ninguna idea porque no tengas donde apuntarla!.

Basta que te hagas tantas notas sobre los temas sobre los que quieras escribir, y cuando se te ocurra algo sobre ese tema lo apuntas en la nota correspondiente. El día que vayas a escribir, usas la info contenida en esa nota. Luego la puedes borrar (o vaciar) tranquilamente.

Después de recuperar esa idea o ideas, solo tienes que usar la primera técnica que he comentado antes, escribir rápido con lo que te sugiera esa idea.

Pero no me olvido también de escribir en un formato físico. Ya os hablé anteriormente sobre mi ya famoso Cuaderno de Semillas. Esto tiene mas pegas desde luego, porque o llevas el cuaderno a cuestas o tienes varios cuadernos en tus sitios habituales. ¡¡Y boli!!! Que no te falte un boli. Puede ser un problema no tener boli o lápiz a mano, justo cuando no quieres olvidarte de esa idea genial que has tenido.

Y el hablar de lapices, me conduce a otra técnica que también me funciona.

Escribe a mano si estas falto de ideas.

El escribir A MANO fomenta la creatividad. Ya sabéis, eso de coger un lapiz y usarlo con un papel. Eso que hace mil años que no hacéis.

Si un día te encuentras sin ideas frescas, por que las has agotado todas anteriormente o por cualquier otro motivo, da por acabada la jornada.

Que ese mal llamado bloqueo del escritor no te angustie.

Ese día ya no vas a escribir mas. Solo vas a coger lápiz y papel, y a jugar con ellos en la mano, pensando en lo que llevas escrito, o en lo que querías escribir pero que justo ahora te parece una tontería.

Cuando te hayas centrado, (y tranquilizado) seguramente se te ocurra algo nuevo. O recuperarás algo viejo que hubieras descartado. Comienza a escribir en el papel, lo que sea, tacha, borra, o coge otro papel.

Es imposible que no se te ocurra algo nuevo y bueno en poco rato.

Si quieres, puedes “romper” ese paro forzoso que te habías autoimpuesto, y volver a intentar escribir. O sino dejarlo para otro día. Aunque te parezca que has perdido el día, no es verdad. Porque ese siguiente día en que te pongas a escribir, ya tendrás madera para encender la hoguera.

Vale, y ahora que ya tienes algo escrito, ¿que falta?

Revisión, corrección, revisión, corrección y repetir otra vez….

Efectivamente.

No vas a escribir ni una sola puñetera linea bien a la primera. Asúmelo rápidamente y serás mas feliz escribiendo.

Esto no es un concurso de gimnasia rítmica, en que todo tiene que salir bien a la primera. Ningún escritor escribe de corrido y lo manda a imprimir sin fallar en nada.

Básicamente porque a ningún lector le importa que hayas perdido 1 hora repasando un párrafo, y que la versión que están leyendo ahora mismo sea la 28ª intentona.

Vas a tener que revisar y corregir, así que es mejor que no te preocupes de si eso que acabas de escribir está BIEN. Seguramente no, así que continua con lo siguiente.

Cuando lo tengas todo escrito, y sepas que no puedes poner ni un dato mas, ni una frase mas. Revisa. Y corrige. Verás como había fallos de bulto. Pero en la siguiente revisión serán muchos menos. Y así sucesivamente, hasta que quede suave y pulido.

Un caso práctico

Estas técnicas las tenéis que interiorizar de manera que en todo momento las uséis. De hecho yo mismo, al escribir esta entrada las he usado todas en mayor o menor medida.

La idea principal de la entrada estaba ya definida en un borrador previo que fui completando a poco a poco. Sabia que tenia que hablar de cada una de las técnicas que yo uso, así que esas 4 frases fueron el esqueleto del post.

Con sucesivas revisiones ese borrador fue ampliándose y mejorándose. Un poco un día, por la noche, por la tarde. Y el día que no estaba inspirado, me ponía con otra cosa. O fabricaba nuevas ideas para otro dia.

Y una mañana con suerte, bien pronto y con un café bien cargado, le pude dedicar mas de 10 minutos seguidos. Mi horario laboral y mi rutina familiar hace que sea difícil juntar ni siquiera ese poco rato. Pero al final, el post estaba acabado.  Y sin sufrir demasiado.

Pero ojo, que me dejo una técnica imprescindible.

La mejor técnica que puedes usar para escribir cada vez mejor es esta:

PRÁCTICA, PRÁCTICA, PRÁCTICA, y mas PRÁCTICA

Se que cuesta arrancar si no lo tienes por mano.  Lo que sea, ir en bici, cocinar, o cortarse las uñas de los pies. Desde luego que escribir no iba a ser diferente que otras tareas.

Pero cuando cojas la soltura necesaria, te vas a dar cuenta de que cada vez te cuesta menos escribir.

Hace poco contabilicé el tiempo que tardaba para escribir una pagina (unas 300 palabras) hace unos 6 años, y me di cuenta de cuanto había mejorado en este tiempo.

Hace 6 años escribía 300 palabras por hora. Y a duras penas. Perdía mucho tiempo pensando que era lo siguiente que tenia que escribir.

Actualmente conseguir 1000 palabras por hora no es ninguna hazaña a destacar. Eso es una mejora de un 300%. Que deportista firmaría por correr el 300% mas rápido. O saltar 3 veces mas de lo que lo hacia.

Con el ritmo que he alcanzado podría escribir un libro a la semana.  Si tuviera tiempo para ello, claro.

Pero ojo, que eso no es para siempre. Esa facultad se pierde, y hay que practicarla. Hay que entrenar. Todos los días si puede ser. Personalmente, llego a notar, el no escribir durante una semana. Y cuando lo hago a diario, la fluidez es total.

Y esta práctica no solo es una acción mental, sino que también es física. Debido a mi trabajo, casi llevo media vida pegada a un ordenador, y se que es difícil teclear, aunque yo pueda hacerlo sin mirar, y mientras hago otras cosas. Pero no nací con ese talento desde luego.

Si no practicas lo suficiente, escribir en un teclado puede ser un dolor de cabeza. Corregir cada palabra que escribas puede echarte para atrás. Y buscar donde se encuentra cada tecla, desesperante. Pero sobretodo va a hacer que escribas muy lentamente. Y esas paginas tardarán en completarse.

Si practicas cada vez te será mas fácil unir las ideas en tu mente.  Igualmente te será menos costoso teclear las palabras en el portátil. La practica te hará mejor sin ningún tipo de duda.

Espero que todas estas técnicas os ayuden, os puede dar fe que a mi me fueron muy bien, tanto en el pasado como ahora mismo.

¡Hasta el siguiente post!