dsc_0140.jpgEn varios momentos he hablado en este blog sobre mi Cuaderno de Semillas, y estoy seguro de que os creéis que se me va la olla. Y si, es verdad, se me va, pero la idea del cuaderno no es ninguna locura.

Básicamente es un cuaderno de apuntes tamaño A5 donde voy apuntando las ideas que me surgen para futuros libros o cuentos. Para los cuentos, suelo hacer apuntar la temática sobre la que versará, la idea principal, como acaba el cuento, la moral (lo que se quiere expresar con el cuento), y si hay suerte, ya le pongo un titulo aunque sea provisional.

Para algún cuento me bastan 4 lineas con toda esta información, para ver de que va a ir, pero para otros necesito 2 o 3 paginas, aunque luego el cuento en si no llegue a ser tan largo. Mejor que esté bien descrito, porque sino, alguna vez al retomar la idea pasados unos años, no le consigues ver la gracia, o quizás la malinterpretas y tardas más en encontrar la gracia que tenia en origen.

Comencé el cuaderno en 2006 y ya acumula más de 60 cuentos, hay meses y años que pasan sin que anote uno más, pero algún día se me han ocurrido 3 seguidos, que rápidamente han ido a parar a la lista, a esperar su oportunidad, si es que la tienen alguna vez. Lo bueno del cuaderno es que allí quedan.

Y el cuaderno tiene un ayudante , que es el bloc de notas del móvil. Que consigue que aquella idea que has tenido camino del trabajo, o en un restaurante, o esperando en una tienda de ropa, pueda sobrevivir lo suficiente para llegar a quedar fijada en el ya no tan misterioso cuaderno de tapas rojas que se esconde bajo la mesa de mi comedor…