Hoy vamos a ver por donde tenemos que comenzar, si nuestra idea es escribir un libro de no-ficción. Y con no-ficción me refiero a:

  • un trabajo de investigación histórica.
  • un manual técnico.
  • una lista de consejos para mejorar en algún aspecto de tu vida.
  • etc,etc,etc.

 

Normalmente estos ensayos tendrán una estructura capitular, y estarán escritos con un lenguaje plano y sencillo. Y por eso son mucho mas fáciles de escribir que, por ejemplo, una novela. Cosa que pude experimentar en mis carnes con Viajes por Mundos Fantásticos.

Esto quiere decir que no es necesario hacer florituras con el lenguaje, ni complicar la estructura. Ni es obligatorio, evidentemente, incluir una trama en estos tipos de libro.

Aunque yo recomiendo fervientemente que, como mínimo, estos libros sean amenos. La explicación técnica no tiene por que ser aburrida. Eso si, tendrá que ser precisa. Sea de lo que sea de lo que habléis.

Y para ello, para escribir un libro preciso, tendréis que tener muy claro como va a ser el libro, no vale comenzar sin saber cual va a ser el final. No comencéis un libro explicando como iniciarse en el running y mezclarlo con temas de halterofilia. O un libro explicando la vida de un rey de la edad Media, y acabar con la vida de un Papa. O un ensayo defendiendo el veganismo, donde la tesis final sea que comer carne es bueno.

Cosas que quizás si podéis hacer con una novela.

Por todo lo que he comentado hasta ahora,  organizar las ideas que quieres plasmar en tu libro será muy importante. Tanto que será lo primero que tengáis que hacer.

Organiza tus ideas

Como hacerlo, creo que es fácil, con postits, cuadernos, etc.  Pero si no queréis usar postits, siempre podéis copiarme un truco mio.

Ojo, seguro que os parece una chorrada, pero a mi me funciona.

Lo que hago es coger folios en blanco y doblarlos para convertirlos en hojas A5. De esta manera os quedaran una especie de mini-cuadernos de 4 hojas. En ellos voy escribiendo sobre un tema, o subtema. Cuando ya tengo varios de ellos, al estar separados, puedo luego graparlos en el orden que yo quiera, cosa que no me dejan hacer los cuadernos.

Bueno, siempre puedes arrancar las hojas y volverlas a grapar, aunque no sea nada partidario de eso. Y es que de pequeño, siempre cuidaba el material 😉

Y por que no, podéis ir apuntando las mismas ideas en el fichero de texto donde estáis escribiendo el libro. Si usáis almacenamiento en la nube podréis editar el fichero en casi cualquier sitio, si necesitáis apuntar alguna idea nueva. Os quedará algo desordenado, pero estaréis seguros de no perder ninguna idea por el camino.

Obviando el soporte donde lo hagáis, ¿que es lo que tenéis que apuntar en estas notas?

Siempre temas básicos, muy resumidos, no tenéis que redactar todo hasta la ultima coma. Eso solo tenéis que hacer cuando os pongáis a escribir. Cuando le deis forma a todo el conjunto. Por el momento solo tenéis que apuntar datos concretos, fechas, sucesos, nombres, lugares. Luego ya reconstruireis lo necesario para que se pueda leer con sentido.

Otra técnica que podéis usar (y combinar con las anteriores) es la del mapa mental:

Mapa mental o mapa de ideas

No os penséis que esto de mapa mental es algo extravagante, algún tipo de psicoanalisis. Nada de eso, simplemente se trata de hacer un diagrama con las diferentes puntos de vista de una idea central.

De ahí que el diagrama siempre tenga un nodo central de donde salen las diferentes ramificaciones.

En este caso también recomiendo usar una técnica que ya comente en el anterior post: dibujar este mapa mental a mano para fomentar la creatividad.

También hay que decir, que hacerlo con el ordenador puede ser mas complejo si no tienes un software adecuado. En mi caso he usado, pocas veces la verdad, una versión gratuita de MindMaster, y la verdad que está bastante bien resuelto.

Después de crear tu mapa mental sobre el tema central del libro, prácticamente tendrás la estructura de capítulos de tu libro. Solo necesitaras determinar el orden entre ellos. Bueno, eso y escribir el libro.

Otro punto que  deberéis tener claro para saber como estructuráis y como escribís vuestro libro, es que tipo de libro queréis escribir.

Tipos de libro de no ficción

Será un manual, ¿un como se hace?, o más bien, ¿será una lista de consejos?

O quizás ¿escribiréis una historia, o será una crónica, o una biografía?

O un ensayo en donde se expresarán unas ideas apoyadas en unos hechos. Ideas que pueden ser personales, o interpretación de las ideas de otros.

Como podéis ver el tipo del libro influye en lo que tengáis pensado.

Así nos quedaría esta lista de tipos de libros:

  • lista
  • proceso
  • historia
  • ensayo

Os recomiendo escuchar este podcast de Ana Nieto: Cómo crear la estructura de tu libro.  En él se habla mas sobre estos conceptos.

¿Y en que os influye que hayáis escogido uno de estos tipos de libro?

Fácil, si tenéis que hacer una crónica, pocas cosas podéis hacer mas que relatar unos hechos en orden. En cambio en una lista de consejos, el orden os dará un poco igual.

En un manual, y en una crónica, tendréis que ser exactos y precisos. No podéis dar fechas aproximadas o instrucciones poco definidas. Si escribís un ensayo, al ser mucho mas personal, no será necesario ese nivel de exactitud. Aquí os podréis soltar un poco mas. El estilo puede ser mucho mas informal.

Os tendríais que adaptar a este marco artificial que os habéis impuesto. De esta manera será mas fácil saber el qué y el cómo lo tenéis que escribir.  Y ojo, que vuestros lectores os agradecerán que sigáis ese estilo fielmente.

En resumen, espero que con este post tengáis claro por donde tenéis que comenzar si vuestro futuro proyecto va a ser un libro de no-ficción.

¡Nos vemos en la siguiente!