Isaac Martinez

Diario de un escritor indie

Categoria: Libros Page 2 of 9

Como empezar a escribir un libro de no-ficción

Hoy vamos a ver por donde tenemos que comenzar, si nuestra idea es escribir un libro de no-ficción. Y con no-ficción me refiero a:

  • un trabajo de investigación histórica.
  • un manual técnico.
  • una lista de consejos para mejorar en algún aspecto de tu vida.
  • etc,etc,etc.

 

Normalmente estos ensayos tendrán una estructura capitular, y estarán escritos con un lenguaje plano y sencillo. Y por eso son mucho mas fáciles de escribir que, por ejemplo, una novela. Cosa que pude experimentar en mis carnes con Viajes por Mundos Fantásticos.

Esto quiere decir que no es necesario hacer florituras con el lenguaje, ni complicar la estructura. Ni es obligatorio, evidentemente, incluir una trama en estos tipos de libro.

Aunque yo recomiendo fervientemente que, como mínimo, estos libros sean amenos. La explicación técnica no tiene por que ser aburrida. Eso si, tendrá que ser precisa. Sea de lo que sea de lo que habléis.

Y para ello, para escribir un libro preciso, tendréis que tener muy claro como va a ser el libro, no vale comenzar sin saber cual va a ser el final. No comencéis un libro explicando como iniciarse en el running y mezclarlo con temas de halterofilia. O un libro explicando la vida de un rey de la edad Media, y acabar con la vida de un Papa. O un ensayo defendiendo el veganismo, donde la tesis final sea que comer carne es bueno.

Cosas que quizás si podéis hacer con una novela.

Por todo lo que he comentado hasta ahora,  organizar las ideas que quieres plasmar en tu libro será muy importante. Tanto que será lo primero que tengáis que hacer.

Organiza tus ideas

Como hacerlo, creo que es fácil, con postits, cuadernos, etc.  Pero si no queréis usar postits, siempre podéis copiarme un truco mio.

Ojo, seguro que os parece una chorrada, pero a mi me funciona.

Lo que hago es coger folios en blanco y doblarlos para convertirlos en hojas A5. De esta manera os quedaran una especie de mini-cuadernos de 4 hojas. En ellos voy escribiendo sobre un tema, o subtema. Cuando ya tengo varios de ellos, al estar separados, puedo luego graparlos en el orden que yo quiera, cosa que no me dejan hacer los cuadernos.

Bueno, siempre puedes arrancar las hojas y volverlas a grapar, aunque no sea nada partidario de eso. Y es que de pequeño, siempre cuidaba el material 😉

Y por que no, podéis ir apuntando las mismas ideas en el fichero de texto donde estáis escribiendo el libro. Si usáis almacenamiento en la nube podréis editar el fichero en casi cualquier sitio, si necesitáis apuntar alguna idea nueva. Os quedará algo desordenado, pero estaréis seguros de no perder ninguna idea por el camino.

Obviando el soporte donde lo hagáis, ¿que es lo que tenéis que apuntar en estas notas?

Siempre temas básicos, muy resumidos, no tenéis que redactar todo hasta la ultima coma. Eso solo tenéis que hacer cuando os pongáis a escribir. Cuando le deis forma a todo el conjunto. Por el momento solo tenéis que apuntar datos concretos, fechas, sucesos, nombres, lugares. Luego ya reconstruireis lo necesario para que se pueda leer con sentido.

Otra técnica que podéis usar (y combinar con las anteriores) es la del mapa mental:

Mapa mental o mapa de ideas

No os penséis que esto de mapa mental es algo extravagante, algún tipo de psicoanalisis. Nada de eso, simplemente se trata de hacer un diagrama con las diferentes puntos de vista de una idea central.

De ahí que el diagrama siempre tenga un nodo central de donde salen las diferentes ramificaciones.

En este caso también recomiendo usar una técnica que ya comente en el anterior post: dibujar este mapa mental a mano para fomentar la creatividad.

También hay que decir, que hacerlo con el ordenador puede ser mas complejo si no tienes un software adecuado. En mi caso he usado, pocas veces la verdad, una versión gratuita de MindMaster, y la verdad que está bastante bien resuelto.

Después de crear tu mapa mental sobre el tema central del libro, prácticamente tendrás la estructura de capítulos de tu libro. Solo necesitaras determinar el orden entre ellos. Bueno, eso y escribir el libro.

Otro punto que  deberéis tener claro para saber como estructuráis y como escribís vuestro libro, es que tipo de libro queréis escribir.

Tipos de libro de no ficción

Será un manual, ¿un como se hace?, o más bien, ¿será una lista de consejos?

O quizás ¿escribiréis una historia, o será una crónica, o una biografía?

O un ensayo en donde se expresarán unas ideas apoyadas en unos hechos. Ideas que pueden ser personales, o interpretación de las ideas de otros.

Como podéis ver el tipo del libro influye en lo que tengáis pensado.

Así nos quedaría esta lista de tipos de libros:

  • lista
  • proceso
  • historia
  • ensayo

Os recomiendo escuchar este podcast de Ana Nieto: Cómo crear la estructura de tu libro.  En él se habla mas sobre estos conceptos.

¿Y en que os influye que hayáis escogido uno de estos tipos de libro?

Fácil, si tenéis que hacer una crónica, pocas cosas podéis hacer mas que relatar unos hechos en orden. En cambio en una lista de consejos, el orden os dará un poco igual.

En un manual, y en una crónica, tendréis que ser exactos y precisos. No podéis dar fechas aproximadas o instrucciones poco definidas. Si escribís un ensayo, al ser mucho mas personal, no será necesario ese nivel de exactitud. Aquí os podréis soltar un poco mas. El estilo puede ser mucho mas informal.

Os tendríais que adaptar a este marco artificial que os habéis impuesto. De esta manera será mas fácil saber el qué y el cómo lo tenéis que escribir.  Y ojo, que vuestros lectores os agradecerán que sigáis ese estilo fielmente.

En resumen, espero que con este post tengáis claro por donde tenéis que comenzar si vuestro futuro proyecto va a ser un libro de no-ficción.

¡Nos vemos en la siguiente!

 

 

Mis técnicas de escritura

Este post va a ir dedicado a todos aquellos que encuentren difícil escribir. A los que les cuesta, a pesar de que lo que les gustaría poder escribir un libro.  De verdad, espero que os ayude.

Os contaré lo que me ha funcionado a mi. Nada de consejos vacíos, solo os comento lo que me han ido bien.

Escribe rápido

¿Que idiotez de consejo, no?, diréis. Si no me cuesta escribir fluidamente, como lo voy a hacer rápidamente.

Pues si, hazlo.

Escribe rápido, sin preocuparte del sentido de las frases que pones. Solo ocúpate de desarrollar las ideas que tengas en la cabeza.

Vomitalas en un documento de texto. Sin pensar. Ya verás que, cuando las veas escritas, seguramente mas ideas aparecerán para acompañarlas.

Con suerte esas 2 o 3 ideas generales, se convertirán en 6 o 7 sin ningún problema. Luego, claro está, tendrás que extenderlas, completarlas y adornarlas. Sino, en vez de un libro tendrás una lista de tareas un poco extraña.

Claro está que tendrás que tener las ideas en la cabeza para poderlas soltar. Pero quizás ese día no estés inspirado. Pues bien, ya os digo que el 90% de los días no estarás inspirado. Así que necesitaras usar la siguiente técnica:

Tener las ideas preparadas con antelación

Para esto, necesitaras ser un poco organizado. No demasiado, no os asustéis.

Siempre que tengas una idea para tu novela, o ensayo, tienes que parar todo y anotarla en algún sitio. Obviamente en un sitio donde no lo vayas a perder.

Una herramienta que yo recomiendo para hacer esto es Google Keep. Con Keep podrás crear pequeñas notas, una especie de post-it vamos, y dejar escrito allí lo que creas conveniente. Su diseño minimalista hace que no te llame a escribir mucho, pero si lo necesario para volcar esa idea general.  Incluso a dejar solo una dirección web donde hayas visto algo interesante.

Lo mejor de todo es la posibilidad de gestionar esas notas, desde el móvil o el ordenador. Y el móvil lo llevas siempre encima, ¡así que no perderás ninguna idea porque no tengas donde apuntarla!.

Basta que te hagas tantas notas sobre los temas sobre los que quieras escribir, y cuando se te ocurra algo sobre ese tema lo apuntas en la nota correspondiente. El día que vayas a escribir, usas la info contenida en esa nota. Luego la puedes borrar (o vaciar) tranquilamente.

Después de recuperar esa idea o ideas, solo tienes que usar la primera técnica que he comentado antes, escribir rápido con lo que te sugiera esa idea.

Pero no me olvido también de escribir en un formato físico. Ya os hablé anteriormente sobre mi ya famoso Cuaderno de Semillas. Esto tiene mas pegas desde luego, porque o llevas el cuaderno a cuestas o tienes varios cuadernos en tus sitios habituales. ¡¡Y boli!!! Que no te falte un boli. Puede ser un problema no tener boli o lápiz a mano, justo cuando no quieres olvidarte de esa idea genial que has tenido.

Y el hablar de lapices, me conduce a otra técnica que también me funciona.

Escribe a mano si estas falto de ideas.

El escribir A MANO fomenta la creatividad. Ya sabéis, eso de coger un lapiz y usarlo con un papel. Eso que hace mil años que no hacéis.

Si un día te encuentras sin ideas frescas, por que las has agotado todas anteriormente o por cualquier otro motivo, da por acabada la jornada.

Que ese mal llamado bloqueo del escritor no te angustie.

Ese día ya no vas a escribir mas. Solo vas a coger lápiz y papel, y a jugar con ellos en la mano, pensando en lo que llevas escrito, o en lo que querías escribir pero que justo ahora te parece una tontería.

Cuando te hayas centrado, (y tranquilizado) seguramente se te ocurra algo nuevo. O recuperarás algo viejo que hubieras descartado. Comienza a escribir en el papel, lo que sea, tacha, borra, o coge otro papel.

Es imposible que no se te ocurra algo nuevo y bueno en poco rato.

Si quieres, puedes “romper” ese paro forzoso que te habías autoimpuesto, y volver a intentar escribir. O sino dejarlo para otro día. Aunque te parezca que has perdido el día, no es verdad. Porque ese siguiente día en que te pongas a escribir, ya tendrás madera para encender la hoguera.

Vale, y ahora que ya tienes algo escrito, ¿que falta?

Revisión, corrección, revisión, corrección y repetir otra vez….

Efectivamente.

No vas a escribir ni una sola puñetera linea bien a la primera. Asúmelo rápidamente y serás mas feliz escribiendo.

Esto no es un concurso de gimnasia rítmica, en que todo tiene que salir bien a la primera. Ningún escritor escribe de corrido y lo manda a imprimir sin fallar en nada.

Básicamente porque a ningún lector le importa que hayas perdido 1 hora repasando un párrafo, y que la versión que están leyendo ahora mismo sea la 28ª intentona.

Vas a tener que revisar y corregir, así que es mejor que no te preocupes de si eso que acabas de escribir está BIEN. Seguramente no, así que continua con lo siguiente.

Cuando lo tengas todo escrito, y sepas que no puedes poner ni un dato mas, ni una frase mas. Revisa. Y corrige. Verás como había fallos de bulto. Pero en la siguiente revisión serán muchos menos. Y así sucesivamente, hasta que quede suave y pulido.

Un caso práctico

Estas técnicas las tenéis que interiorizar de manera que en todo momento las uséis. De hecho yo mismo, al escribir esta entrada las he usado todas en mayor o menor medida.

La idea principal de la entrada estaba ya definida en un borrador previo que fui completando a poco a poco. Sabia que tenia que hablar de cada una de las técnicas que yo uso, así que esas 4 frases fueron el esqueleto del post.

Con sucesivas revisiones ese borrador fue ampliándose y mejorándose. Un poco un día, por la noche, por la tarde. Y el día que no estaba inspirado, me ponía con otra cosa. O fabricaba nuevas ideas para otro dia.

Y una mañana con suerte, bien pronto y con un café bien cargado, le pude dedicar mas de 10 minutos seguidos. Mi horario laboral y mi rutina familiar hace que sea difícil juntar ni siquiera ese poco rato. Pero al final, el post estaba acabado.  Y sin sufrir demasiado.

Pero ojo, que me dejo una técnica imprescindible.

La mejor técnica que puedes usar para escribir cada vez mejor es esta:

PRÁCTICA, PRÁCTICA, PRÁCTICA, y mas PRÁCTICA

Se que cuesta arrancar si no lo tienes por mano.  Lo que sea, ir en bici, cocinar, o cortarse las uñas de los pies. Desde luego que escribir no iba a ser diferente que otras tareas.

Pero cuando cojas la soltura necesaria, te vas a dar cuenta de que cada vez te cuesta menos escribir.

Hace poco contabilicé el tiempo que tardaba para escribir una pagina (unas 300 palabras) hace unos 6 años, y me di cuenta de cuanto había mejorado en este tiempo.

Hace 6 años escribía 300 palabras por hora. Y a duras penas. Perdía mucho tiempo pensando que era lo siguiente que tenia que escribir.

Actualmente conseguir 1000 palabras por hora no es ninguna hazaña a destacar. Eso es una mejora de un 300%. Que deportista firmaría por correr el 300% mas rápido. O saltar 3 veces mas de lo que lo hacia.

Con el ritmo que he alcanzado podría escribir un libro a la semana.  Si tuviera tiempo para ello, claro.

Pero ojo, que eso no es para siempre. Esa facultad se pierde, y hay que practicarla. Hay que entrenar. Todos los días si puede ser. Personalmente, llego a notar, el no escribir durante una semana. Y cuando lo hago a diario, la fluidez es total.

Y esta práctica no solo es una acción mental, sino que también es física. Debido a mi trabajo, casi llevo media vida pegada a un ordenador, y se que es difícil teclear, aunque yo pueda hacerlo sin mirar, y mientras hago otras cosas. Pero no nací con ese talento desde luego.

Si no practicas lo suficiente, escribir en un teclado puede ser un dolor de cabeza. Corregir cada palabra que escribas puede echarte para atrás. Y buscar donde se encuentra cada tecla, desesperante. Pero sobretodo va a hacer que escribas muy lentamente. Y esas paginas tardarán en completarse.

Si practicas cada vez te será mas fácil unir las ideas en tu mente.  Igualmente te será menos costoso teclear las palabras en el portátil. La practica te hará mejor sin ningún tipo de duda.

Espero que todas estas técnicas os ayuden, os puede dar fe que a mi me fueron muy bien, tanto en el pasado como ahora mismo.

¡Hasta el siguiente post!

 

Sobre Tipografias y Portadas

Normalmente, y seguramente sea por deformación profesional, cuento las horas dedicadas a cada libro, con la idea de saber cuando podría rentabilizar esta afición mía. Pues a mi cuarto libro le dediqué en total, unas 200 horas de trabajo. Y de esas 200 horas , unas 40 se fueron en la parte que conlleva la creación de la portada.

Todo un señor 20% del tiempo dedicado al libro se perdió en la portada. Así de simple. Seguramente este ratio sea muy elevado debido a mi falta de pericia.

Pero este tiempo no fue perdido, ¡estoy muy orgulloso de la portada de Viajes por Mundos Fantasticos!

Pues si, sigo pensando que me quedó muy bien, al menos para mi gusto.

Y mucha parte de lo que me gusta de la portada está en el diseño del titulo en si mismo. Tanto me gustó, que me lo guardé separado de la portada, para poderlo usar en el interior del libro directamente o para hacer promoción del libro en si.

Aunque gran parte del merito de la portada y de como quedó el titulo se lo lleva Canva

En Canva puedes usar una gran variedad de tipografías para diseñar portadas, anuncios, etc.  Y usar el resultado de vuestros diseños libremente. Particularmente para la creación de portadas de libros es fantástica. Probadlo y veréis.

En mi caso ya casi tenia la imagen principal creada, así que solo tenia que añadirle un titulo que le sentara bien. Ayudado por esta herramienta gratuita podría crear ese titulo chulisimo que complementara a la imagen de portada que ya tenia en fase beta.

Vale, ¿pero como hacia el titulo? Pues probando hasta que me saliera bien.

Pruebas

La primera prueba era fácil, y es que es muy rápido hacer un titulo con solo uno o dos tipos de letra distintos.

Y lo hice. En este caso con 2 tipos distintos de letra.

¿A que no quedó bien?

No.

Es muuuuuy soso, y el titulo se mezclaba con la imagen de fondo. Y no encontré manera de hacerlo resaltar mas. Y eso que lo intenté con ese tono de naranja que me encantaba.

Vi claro que por ahí no iba bien la cosa.

Intenté darle un poco mas de vida incluyendo el titulo en un marco. De paso, esperaba que así lo diferenciaría mas del fondo.

Seguia siendo demasiado soso, y ese color blanco era letal, viéndolo ahora me parece la portada de un libro muy serio. Aunque la idea en general me seducía.

Así que lo intenté de otra manera. Repitiendo también con el banderín abajo a la izquierda con el nombre del autor. O sea el mio 😉

Mmmm, esta se acercaba a lo que yo quería. Era menos serio, y encajaba mas con la filosofia mas “cartoon” de la imagen. Pero no encontraba en Canva ningún marco en el que pudiera colocar mi largo titulo.

Incluso para que quedase bien esta versión previa tuve que modificar el titulo para “rellenar” todos los huecos que me dejaba el marco. Para ello creé una especie de guía, el libro se titularía “Guia de Viajes por los Mundos Fantasticos 2015/2016”.  Hubiera sido una especie Animales fantásticos y dónde encontrarlos. 

La idea era buena, pero me parecía muy aventurado cambiar el titulo 5 minutos antes de publicarlo, como quien dice. Y sobretodo hacerlo porque no encontraba un marco que me gustase para el titulo. Eso si que era de locos, así que deseché esta idea por mucho que me gustase.

Y me lancé a crear un titulo con varios tipos de tipografía para darle mucha mas riqueza. También quería hacer algo con mi nombre, ya que lo veía un poco solo ahí abajo. ¡Tenia que ir a por todo!.

La versión definitiva

Así que después de mucho toquetear me salió este engendro. Parece fácil, ¿no?

Pues bien, le dediqué unas 2 horas buenas a hacerlo. Y es que si contáis bien, ese titulo estaba formado por 5 tipografías distintas. Si,cinco. Y si no me creéis, adjunto un gráfico explicativo con los distintos tipos de letras para que lo reviséis.

¡Cinco tipografías para seis palabras!

Cinco tipos de letra que tuve que ir seleccionando, haciéndolas mas grandes o mas pequeñas, descartando, viendo si quedaban bien con las otras que ya tenia seleccionadas, y volviendo a comenzar. ¡Y rezando para que permitieran poner acentos!

Y aunque no lo parezca, los tipos de letra acompañan al significado de cada palabra. Porque quería que las diferentes letras juntas dieran una idea de lo que te esperaba al abrir el libro.

Viajes” está representado con una tipografía que sugiere velocidad, rapidez.

Mundos” está en una letra que sugiere algo orgánico, vegetal, extraterrestre.

Fantásticos” a su vez está escrito en una tipografía moderna, espacial, de ciencia ficción.

¿Que os parece? ¿A que ahora todo tiene un poco mas de sentido?

Mi nombre está incluido en el titulo, pero con una letra menos llamativa. Tanto que  apenas se ve, y no interfiere con el resto.

Había conseguido hacer un titulo estético y que encima sugiriese algo significativo al contenido del libro. Eso ahora sugería aventuras disparatadas, solo porque había cambiado la tipografía para cada palabra.

¿Veis lo importante que es dedicarle un tiempo a como mostráis el titulo en la portada de vuestro libro?

¿A que las primeras versiones del titulo que he puesto mas arriba no os sugieren lo mismo?

Ni de coña.

Seguramente me hubiera ahorrado mucho tiempo, y hubiera publicado mucho antes mi libro.

También seguramente, no hubiera vendido ni la mitad. Y eso que el contenido del libro es el mismo. ¡Hasta la imagen de la portada es la misma!

Espero que con este consejo veáis lo importante que es dedicarle un tiempo a la selección de la tipografía para vuestro titulo. Veréis como no es tiempo perdido.

¡Nos vemos en la próxima!

Edita bien tu manuscrito

En los anteriores tutoriales sobre como convertir tu manuscrito  a mobi, y como convertirlo a epub daba por hecho que tu libro estuviera bien creado. Y no digo que esté mal hecho, sino que para que las herramientas de conversión funcionen bien, tendrás que seguir un par de directrices para que la conversión sea fácil de hacer y no se convierta en un parto.

Os explicaré lo que me funciona a mi con OpenOffice.

Para crear correctamente un libro electrónico

Saltos de linea

Acuérdate de incluir saltos de linea delante de cada capitulo. Nada de darle al enter hasta que el editor te monte una nueva página. Y dentro del propio capitulo en sí no insertes saltos de linea, deja que el editor haga la paginación por su cuenta.

Pensad que en el e-book no tienes que forzar la paginación y tiene que funcionar como un texto continuo. El visor del e-book intentará colocar las paginas como pueda. Si vas dejando saltos de pagina forzados en el texto interior del capitulo, obligaras al lector humano a pasar pagina innecesariamente si está usando un tamaño de letra distinto al que estés viendo tu.

Formato de los títulos

Formatea bien los títulos, lo necesitaras para crear el indice de tu libro. Tanto para el fichero con el que generaras tu libro físico, como para tu futuro e-book. Piensa siempre en eso, si consigues tener un fichero con un formato inteligible para tu e-book, y a la vez que quede bien maquetado para ser impreso, ahorraras muchísimo tiempo que podrás dedicar a escribir, y no a pelearte con el ordenador.

¿Y a que me refiero con formatear?. Básicamente a darle un formato distinto al cuerpo de texto y que sea reconocido. Lo que no tienes que hacer es coger el tipo de letra del párrafo y subirle el tamaño, y ponerla en negrita. Tienes que marcarlo como encabezado de tipo (o nivel) 1. Aquí abajo lo veras claro. Y recuerda que estoy hablando de como lo hago en OpenOffice, en otros editores puede ser diferente.

Si no te gusta el tipo de letra por defecto asociado al Encabezado 1 o 2 siempre lo puedes cambiar editandolo en la ventana de  Estilos y Formatos. Puedes pulsar F11 o clickar en el icono correspondiente como lo muestro aquí abajo.

De esta manera, el propio editor de texto te montará un indice poniendo en primer lugar los títulos que estén marcados como Encabezado 1 y por debajo los que estén marcados como Encabezado 2.

Como decía antes con un buen formato, donde tengas definido lo que es el “cuerpo de texto” y lo que son las tipografías de capítulos de nivel 1 y de nivel 2, el procesador de texto sera capaz de montarte automáticamente el indice, pero además te ayudará en la futura creación del e-book.

Números de pagina, y notas al pie

Otro punto donde es obligatorio que etiquetéis correctamente, es en los encabezados y pie de pagina. No creéis un pie o un numero de pagina forzoso, porque escribáis un texto al final de la pagina. En el libro físico podría quedar bien (aunque será complicado), pero no en el digital, donde te aparecerá un numero que no corresponde al real. Si etiquetas correctamente, te ayudará con la creación del indice en el propio editor de texto, como la conversión a e-book. Por ejemplo, si marcas las notas al pie correctamente, la conversión a fichero electrónico, directamente te creará un enlace para las notas para poder navegar cómodamente entre ellas y el texto.

Para crear correctamente un libro físico

Lo primero que vas a necesitar es tener un fichero pdf de tu manuscrito. Este es un paso que con el tiempo se ha facilitado bastante ya que hay muchas herramientas que lo permiten hacer sin problemas. En este caso con OpenOffice tienes un fantástico botón que te convertirá tu texto en pdf en un segundo. Te lo marco aquí abajo.

Con OpenOffice la generación del pdf es transparente, lo que veas en la ventana de edición será lo que aparezca en el pdf.  Se acabaron las sorpresas. Eso si, si se te ha escapado un punto en una pagina que debería esta vacía, aparecerá graciosamente para fastidiarte tu primera edición si no lo detectas a tiempo.

Pero esto no es todo, tendrás que tener otras cosas en mente para que tu libro físico quede correctamente.

Paginas en blanco

¿Y para que quieres paginas en blanco? te preguntarás.

Fíjate en cualquier libro físico y verás que el texto no comienza directamente tras abrir la portada.

Coge otros libros para ver cuantas paginas en blanco sitúan al principio y al final del volumen. El tuyo tendría que tener algo parecido, para que sea igual de profesional, que ese al que una editorial ha dedicado a gente que se dedica exclusivamente a eso.

Así que si quieres que el libro en físico tenga paginas en blanco tendrás que crear estas paginas en el propio pdf. Aquí si que tienes que insertar tantos saltos de pagina como necesites. Básicamente lo que tienes que tener es un pdf que sea exacto al libro físico que quieras imprimir.

Vigila las paginas izquierdas y derechas

Este es un problema complicado, al menos para mi que no distingo muy bien derecha de izquierda. Para editar correctamente un libro tienes que identificar que página va a quedar en que lado. Casi por ley, entiendo que en el mundo occidental, el texto del libro SIEMPRE comienza en una pagina situada a la derecha. Es decir si tienes el libro abierto frente a ti, en tu mano derecha tendrás ese comienzo del texto,  y en la izquierda una pagina vacía.

Incluye una pagina de más o de menos, y cuando recojas tu primera edición te llevaras una buena sorpresa, ya que el libro estará al revés. Y el texto comenzará donde no te lo esperas.

Es decir la página uno tendrá que estar a la derecha, y la dos a la izquierda. Y todas las siguientes paginas pares seguirán estando en la izquierda. Y las subsiguientes paginas impares a la izquierda. Ya se que esto parece un poco de cajón, pero tendréis que visualizar donde queréis que aparezcan los contenidos de vuestro libro: la dedicatoria, por ejemplo, o datos que necesitáis que salgan en el libro, pero que podéis hacer menos visibles poniéndolos en una pagina en blanco.

Y ya que estoy hablando de números de página me lleva a comentar otro detalle.

Números de pagina

En un libro electrónico no os tendréis que preocupar por la numeración de las  páginas puesto que el visor ya se encarga de ello. Eso si lo llega a considerar como “página”, ya que muchos te muestran directamente un porcentaje. Pero en un libro físico si que lo tenéis que tener en cuenta, y tendréis que incluirlas.

Generalmente el procesador de textos hará la mayor parte del trabajo automáticamente , pero te puede dar alguna que otra sorpresa. Si te decides a alinear los números de pagina hacia un lado o el otro, tendrás que tener en cuenta lo dicho mas arriba. Los números de las paginas impares están a la izquierda, y viceversa. Si quieres no complicarte la vida, déjalos centrados, yo hice lo mismo en Viajes por Mundos Fantásticos y me ahorré disgustos 😉

Nos vemos!

 

 

 

Publica tu ebook en Google Play y sin morir en el intento

Hola a todos,

hoy intentaré haceros una miniguia con mi experiencia (no muy buena) publicando en Google Play Books. En este caso, usé Historias de Cuento-Ficción, un libro que no está funcionando para nada en Amazon.

Para mi, después de 5 años trabajando con Amazon, pasarme a Google Play es un autentico salto al vacío. Pero tenía ganas de probar como funcionaba. Pronto veremos como lo malo conocido…

Venga comencemos.

Lo primero que tenemos que hacer, es algo no tan obvio a primera vista.

Hay que asegurarse que el libro que vayas a publicar no esté incluido en Kdp Select. Es decir que no esté publicado en exclusiva para Amazon Kdp.

Debido a que Amazon por defecto te renueva el periodo de permanencia en Kdp Select por 90 días, tuve que desactivar previamente esa opción y esperar unos días a que me caducara la permanencia.

Segundo, lo obvio, visitar la pagina de Google Play. Este es el link:

https://play.google.com/books/publish/

Aquí, tan pronto estemos logueados con nuestra cuenta de Google, podremos añadir nuestro nuevo libro. Primero Google Play nos preguntará si tenemos un ISBN para nuestro libro y que formato tiene:  Digital o Físico

Con estos datos, se monta una plantilla donde tenemos que rellenar lo que nos vaya pidiendo: metadatos, subir el contenido en si del libro, definir los precios a los que se va a vender, etc, etc. Y a partir de haberse creado esta plantilla, veréis que en la sección de Catálogo de Libros, tenéis un icono con los datos de vuestro libro.

Metadatos

A partir de ahora todo lo que comento se encuentra dentro de la sección de Catálogo de Libros.

Vayamos a la primera pestaña, Metadatos, donde como es obvio, tenemos que indicar el titulo del libro, y subtitulo si lo tuviera. Además de la descripción del libro y una nota biográfica del autor. Para finalizar, hay que indicar el idioma en que está escrito el libro, y los rangos de edad para los que está recomendado.

Ojo en esta sección, puesto que el formulario no deja muy claro de que manera se tienen que rellenar estos datos. Al no indicar en que formato se tiene que introducir el idioma, (en forma de código = ES), no me dejaba guardar todo el libro. Y tardé un rato para darme cuenta de que era exactamente lo que estaba fallando.

¡Ah! que ya me olvidaba, en esta sección tienes que indicar la fecha de puesta a la venta, y la de publicación. De tal manera que tendrás que poner una fecha en el futuro para que el libro no salga a la venta hasta que lo tengas todo claro.

A estas alturas comenzaba a ver que el interfaz de Google Books era un desastre, pero en la siguiente pestaña me acabé de convencer.

Contenidos

Agarraos que ahora vienen curvas. La pestaña de contenidos en Google Books es un desastre.

El contenido del libro, o sea el texto, se puede subir en formato pdf epub. La portada también se puede subir en pdf  o directamente como imagen png.

Hasta aquí bien. Te da una opción mas, en los dos casos, que en Amazon. Pero es donde se acaban las mejoras. La gestión de los contenidos en  Google Books es caótica, por no decir otra cosa. Para subir el contenido te deja ir subiendo ficheros, sin ningún tipo de orden, solo el propio nombre del fichero. Y no sabes muy bien como va a quedar todo eso en conjunto.

Por ejemplo subí la portada que hice para Historias de Cuento Ficción en pdf, pero claro, ese pdf es para un libro físico, osea con delantera y trasera, y sin hacer la revisión previa, no sabia como iba a salir. Yo suponía que mal. Y me equivoqué, al menos en parte.

En la miniatura de previsualización del e-book me aparecía la portada “aplastada”. Pero al visualizar el libro en si, podía ver que el editor, inteligentemente, había cortado la portada en dos, y mostraba la trasera al final del libro. Así que teníamos  50% de acierto.

Lo que yo llamo portada “aplastada”

También, en mi caso tenia que elegir entre subir un epub (formato de fichero que aun no tenia) y pdf del que tenia pánico ver como quedaba convertido a un formato visible para un libro electrónico.

Para probar en un principio subí el contenido en pdf, a ver como quedaba, y la verdad que la visualización del e-book en pdf, en Google Books es bastante buena. Pero no se había hecho ninguna conversión a lo que es en si un libro electrónico. No se puede cambiar el tamaño de letra, y en un móvil, es indispensable para no dejarte los ojos.

Así que no me quedaba mas remedio que pasar mi libro a epub.

Lo hice, (la guía está aquí) y la verdad es que no fue tan duro. Subí el fichero a Google Books, y vi que ahora se podía visualizar el libro en ambos formatos. Pero no adelantemos acontecimientos. Porque aquí viene otra parte desastrosa de Google.

Visualiza tu libro antes de venderlo

Para revisar tu libro, y saber que tus contenidos son los correctos, tienes que configurar tooooodo el libro, y dejarlo listo para vender (solo bloqueado por la fecha de publicación que tienes que poner en el futuro), y como descubrí mas tarde esto fue otro impedimento mas.

Tuve otro momento de  pánico, porque vi que para poder ver el resultado del fichero, tenia que agregar el libro a un revisor para que se pueda descargar el fichero gratuitamente. En este enlace se detalla como funciona este programa de revisores, aunque básicamente consiste en indicar el e-mail con el que tengas la cuenta de Google, para que se le de permisos de visualización de ese libro a tu usuario. Finalmente, mi temor no fue tal y doy fe que es bastante manejable revisarlo de esta manera. Eso si, este punto en Amazon consiste en un simple click.

Llegado a este punto, tenia la portada en 2 formatos, y el texto en 2 formatos. Para simplificar quería dejar solo la parte epub. Y quería quitar esa portada “aplastada” de la viñeta, ya que quedaría fatal en Google Play, cuando se viera junto con el resto de libros.

Así que tenia que borrar los dos ficheros en pdf.

Pues eso tan simple no pude hacerlo, y no he visto a dia de hoy manera de hacerlo. Mi temor era que tendría que volver a hacer el libro de nuevo.

Y si, fue lo que tuve que acabar haciendo. Borré por entero el libro y volví a comenzar.

¡¿En serio Google!? ¿Tanto costaba un botón para eliminar contenido?

Aun no me lo puedo creer, y eso que hace un par de semanas que me pasó esto…

Precios, Ajustes y Centro de pagos

Por suerte las dificultades ya se habían acabado, a partir de ahora todo era más o menos lógico. La pestaña de Precios es muy simple de rellenar, mucho mas simple que lo que hay en Amazon. Solo tienes que definir una divisa, un precio y la zona a la que aplica, en mi caso dejé 0,99 € para todo el mundo, para que complicarse mas.

En la pestaña de Ajustes, puedes escoger varios ajustes, como por ejemplo, si vas a usar DRM en tu libro, para que países tienes los derechos, cuanto texto puedes mostrar como vista previa de tu libro, etc.  De lo más destacado de esta sección es que puedes incluir un enlace a tu pagina web, cosa que hice rápidamente. En general las opciones que se incluyen en esta sección son auto explicativas, así que no tiene mucha dificultad completar esta sección.

Para cobrar tus royalties, tendrás que configurar tu cuenta corriente donde quieres que se hagan los ingresos. Esto lo consigues en la sección de Centro de Pagos.

Para llegar a ella tenemos que abandonar la sección de Catálogo de Libros.

Esta sección también tiene su intringulis, por que para habilitarte esa cuenta para pagos, Google necesita confirmar que es tu cuenta, para ello, tiene que hacer un ingreso de menos de un euro, y tu luego indicarle la cuantía de ese pago. Al intentarlo hacer en fin de semana no hubo manera de ver el ingreso hasta que no llegó el lunes.

También será necesario habilitar un territorio de pagos para esa cuenta corriente, me imagino para ir cobrando en las distintas divisas. Yo creé solo la zona WORLD de la misma manera que tenía sólo un precio en € para todo el mundo.

Informes y promociones

Para finalizar, os comento brevemente mi opinión sobre estas dos secciones, la de Informes y la de Promociones.

Los informes de ventas de Google Play Libros, son un desastre.

Me explicaré. Sin ser ningún fan de los informes de ventas de KDP Amazon, éstos están a años luz de los que te da Google.  Y eso que no me gustan. En KDP nada mas darle al enlace de Informes, te muestra las ventas del ultimo mes, con unidades vendidas y con fechas de venta. Y con eso ya cumple con el 99% de uso que le puedes dar al centro de informes dentro de una tienda online. Enterarte cuando has vendido algo, o cuando no. Pues con Google eso no es tan fácil.

Pues bien, en Google a parte de mostrarte una gráfica de tarta con el porcentaje de libros que tienes a la venta sobre el total, aparece durante unos segundos una etiqueta con ingresos mensuales, y que desaparece inmediatamente entiendo yo, porque no tengo aun ninguna venta.

La gráfica de Libros a la venta es de cero utilidad, porque quiero entender que los libros que suba a Google, serán para publicarlos, así que ese circulo estará siempre al 100%.  La de ingresos, hasta que no venda nada, no podré opinar. Pero ya de principio, me da mala pinta.

Mas abajo tenemos la opción de generar un informe personalizado, que consiste en un fichero excel de formateo bastante cutre y que en mi caso, me muestra solo las columnas de encabezado. Y que no se si es que no he vendido nada o es que algo está roto. Un desastre vamos.

Mi opinión para la sección de Promociones, es mas o menos la misma, sin haberla usado aun.

El centro de promociones de Google Play Libros, es un desastre.

Según parece para crear una promoción tienes que subir un fichero csv con un formato especial, para que puedas poner los precios a los que quieres vender tu libro. Entiendo que será de utilidad si vendes 10 libros en Google y en 20 territorios con distintos precios en cada uno. Pero yo solo tengo 1 libro y 1 precio. No se porque no me da la opción de usar un csv si lo necesito, y no por  narices. Vamos, que ya me está dando pereza usar el Centro de Promociones por lo complicado que me parece. Y creo que eso es fatal para seguir usando este servicio.

Acabaré ya el post, que me ha quedado larguísimo, pero no quiero terminar sin  expresar mi decepción con la experiencia de usuario que he tenido con Google Play Libros. Ha sido muy mala. Ha convertido en increíblemente buena a la experiencia que tuve en su momento con Amazon KDP (y que no fue tan buena). Sinceramente, a no ser que consiga muchas ventas en Google, no creo que repita.

¡Hasta la próxima!

Revisa tu e-book antes de ponerlo a la venta

Revisando los tutoriales que estoy subiendo al blog, en las ultimas semanas, me di cuenta de que me faltaba comentar un paso que encuentro crucial.

Como fase final a la creación de un fichero de formato .mobi, encuentro muy necesario que se haga una revisión a fondo del e-book directamente en un dispositivo electrónico. Creo que no dedicarle un mínimo de tiempo para asegurarte de que tu e-book está perfecto es critico. Después de invertir tantas horas en escribir tu libro, es una pena que el futuro comprador del e-book se lleve una mala impresión de tu obra.

Mala impresión que puede llevar a una critica negativa en la pagina de Amazon, que acabará con muchas posibles ventas. Y la culpa no la tiene el contenido del libro en si, cosa que da mas rabia aun. A mi sobretodo.

Es un aspecto al que le doy mucha importancia, y quiero que mis libros tengan una calidad buena en este aspecto. Me he topado con libros, y de autores no precisamente indies, cuyo e-book era una m…

Como si el editor no prestase atención a esa parte del mercado. O incluso que lo estuviera haciendo adrede para que la gente tenga una mala imagen del libro en digital, y para que compre las versiones físicas de donde la editorial saca mucho mas dinero.

Dejando temas editoriales aparte, no cuesta tanto controlar la calidad de lo que estás subiendo.

Comprueba a fondo lo que estás vendiendo on-line.

Para ello, en mi caso, yo hago una primera revisión con el visor que incorpora Calibre, como ya comenté en el anterior post. Esta revisión servirá para detectar rápidamente, fallos mas o menos graves antes de salir del programa. Y antes de pasar a la siguiente fase.

Cuando ya me encuentro convencido con la versión que se ha generado, la subo a mi cuenta de e-mail de Kindle. Os dejo un tutorial de como hacerlo, aunque realmente es muy sencillo. Si dispones de una cuenta de e-mail del tipo xxx@kindle.com, basta con enviarte un e-mail a esa cuenta, incluyendo como adjunto el fichero .mobi que quieres pasar a tus dispositivos.

De este manera, sincronizo el mismo fichero en todos los dispositivos electrónicos donde tengo instalado Kindle para Android. Esta aplicación es gratuita, y es la que se usa normalmente para leer los libros que se compran en Amazon.

También, existe una versión de este mismo programa para PC que también uso para ver como queda el libro. Aunque, seguramente no sea la manera de visualizar libros más común (leer un libro en una pantalla tan grande, es bastante duro…) no cuesta nada revisar tu manuscriuto de esta manera.

Al no tener ningún dispositivo Apple, no puedo probar como se ve allí, pero confío en que el resultado sea el mismo.

Aparte, dispongo de un Kindle Paperwhite, el lector de e-books que comercializa Amazon. Esta versión se debería ajustar muy fielmente al modo de visualización nativo de Amazon. Al ser un modelo ya algo antiguo, garantizo de que todo funciona como corresponde para toda la gente que aun use ese modelo (yo incluido).

En resumen, esta versión beta se va a acabar probando en un móvil de 5,5 pulgadas, en una tablet de 7”, en el PC, y como no, en el Kindle nativo.

Pruebas a realizar

Las pruebas que hago son bastante básicas, pero concienzudas. Reviso:

  1. Que el libro se puede ver en ese dispositivo, es decir que no devuelva un error y no aparezca ni siquiera la primera página. Esto seria catastrófico, nunca me ha pasado pero imagínate si el que se descarga tu e-book no puede ni verlo. Seguramente Amazon controle este caso, pero no está de más asegurarte.
  2. Como aparece la portada que se incluye en el fichero .mobi. Seguramente vaya a ser la primera vez que veas la portada que tanto te ha costado diseñar en una pantalla tan pequeña. Y en blanco y negro, en el caso del Kindle Paperwhite. Ojo, que quizás tengas que volver a la mesa de diseño, si algo no te gusta.
  3. Como quedan cada una de las paginas, saltos de linea, tipos de letra, cabeceras del capitulo, etc, etc.
  4. Que no queden paginas en blanco en el e-book, indicación de que te sobran saltos de pagina en el documento original. Obviamente, también hay que revisar que no falten.
  5. Como quedan las imágenes incrustadas en el libro (si es que las tuviera). Aquí puede sucederte un drama, como me pasó con mi primer libro. Alinear las fotografías dentro del párrafo, es muy simple en el editor de texto, pero no tanto en el e-book. Seguramente tengas que volver a la mesa de diseño.
  6. Las notas a pie de página. Chequear que se puede clickar en ellas, y que te lleva a la nota deseada.
  7. El indice generado automáticamente por Calibre. Ver de nuevo que funcionan los enlaces, y que no falta ningún capitulo en el listado.
  8. Que funcionen los links a sitios web (si es que los hubiera).
  9. Buscar por si aparecen caracteres no deseados. Alguna vez me ha sucedido, que algún carácter extraño no aparecía en ningún lado pero si que se mostraba en el libro electrónico.

Esto en los 4 distintos dispositivos. Y a la que habría que sumar la revisión inicial (no tan exhaustiva) en el visor incorporado de Calibre. Creo que así garantizo que no me pueda dejar ningún error sin detectar. Ya solo con el primer paso, el de revisar 4 veces cada una de las paginas del libro, te quedas bastante tranquilo sabiendo que no debería fallar nada muy gordo.

Bueno creo que no me he dejado nada. Siguiendo estos pasos podemos estar seguros de poner a la venta un libro electrónico de calidad.

¡Nos vemos en el siguiente post!

Viajes por Mundos Fantasticos ya en PrimeReading

Tengo muy buenas noticias, Amazon ha lanzado recientemente Prime Reading para todos los afiliados a Amazon Prime. Ya sabéis, el programa de afiliados de Amazon que permite tener acceso a los servicios de video bajo demanda, y a los gastos de envío gratuitos.

Ahora con Prime Reading se podrán leer gratis cientos de libros. Obviamente, siempre en formato de e-book. Será algo parecido a Kindle Unlimited, donde teníamos muchos mas libros disponibles, pero que costaba 9,99€ al mes.

Se ha lanzado con 537 libros por el momento, que entiendo que se irán ampliando.

Pero ahora viene lo mejor, al menos para mi.

Uno de esos 500 libros electrónicos disponibles será…

Viajes por Mundos Fantásticos

Ya en PrimeReading

Estoy muy, muy, muy contento de ser uno de los primeros afortunados.

¡Ya os contaré como va evolucionando esto!🤣

Como gestionar los diferentes formatos de tu libro

Cuando me encontraba inmerso en la creación de mis primeros libros, me encontré con muchas dificultades, que fui sorteando como pude. Una de las que mas problemas me dio fue la de gestionar los diferentes formatos de tu libro.

Bueno, no nos pongamos tan tremendos. Realmente con un poquito de cabeza todo se pudo solventar.

Os lo explico a continuación:

Un libro, dos versiones

Read More

Porque uso OpenOffice para escribir

Seguramente si os preguntasen que software de edición de texto usáis o usaríais para escribir, diríais Microsoft Word.

Es lógico, es el estándar en el mundillo de los procesadores de texto.

Y es que realmente es la opción mas usada y en mi caso, seria la preferida, después de tantos años de usarla en el trabajo. Y el conocimiento completo sobre la herramienta es básica si te vas a tirar varios cientos de horas escribiendo con ella.

Así que la opción que tendría que haber usado para retomar mis inquietudes literarias, debería haber sido Word.

¿No? ¿No era obvio?

Pero el titulo de este post habla sobre OpenOffice.  ¿Y eso porqué?

Se una mejor persona, usa software libre

Claro que Word es la opción mas lógica, pero también es de las mas caras.

Una licencia de Word se mueve en torno a los 100€ o mas si viene incluido dentro del paquete de Microsoft Office.

Al retomar la escritura, mi idea era que mi afición no me costara dinero, y así también seria mas fácil rentabilizarla. De tal manera que sin usar medios ilícitos, mi única opción pasaba por usar software libre y ahí estaba OpenOffice para acogerme.

Pero la historia no fue tan bonita.

OpenOffice aparentemente se parece a Word, pero tiene alguna peculiaridad que lo hace insufrible. Añadir el número de pagina, encabezados, definir los estilos de página por defecto, son ejemplos de tareas aparentemente sencillas que se convierten en dolores de cabeza.

El corrector ortográfico automático, dejaba mucho que desear, pero con las siguientes actualizaciones del programa, y con las palabras que fui añadiendo, ya quedó bastante potable. También la decisión de usar OpenOffice complicó sobremanera la conversión del archivo de texto a formato e-book.

Mi problema fue, que cuando me di cuenta de estas complicaciones ya tenia mi primer libro escrito, y material suficiente para el segundo. Intenté pasarme a LibreOffice, pero también tenia sus cosas, y ya no tenia ganas de seguir experimentado.

En resumen me dio pereza cambiarme.

Con 5 años de aprendizaje, ya no tengo problemas con OpenOffice, y creo que el resultado que me ofrece es aceptable, y tengo la conciencia tranquila sobre usar software libre.

Eso si, si algún día, en Microsoft bajan los precios, me plantearé el pasarme a Word. No lo dudéis.

Y es que yo ya había vivido una experiencia con una herramienta de edición de texto que si que me convencía.

 

Una corta (pero aburrida) historia de abuelete.

Años ha, el que esto escribe usaba WordPerfect para escribir mis trabajos de la EGB. Y es que ya tenia un PC y sabia como usarlo 😉

Sobre la licencia de ese WordPerfect, mejor no hablemos, porque seguramente venia de algún diskette misterioso que apareció por allí y nadie sabia de donde había salido.

En aquel entonces era un privilegiado puesto que el resto de mis compañeros tenia que entregar sus trabajos escritos con máquina de escribir. Eso con suerte…

El manejo que llegue a alcanzar con WordPerfect 5.0, comando arriba, comando abajo. Pensad que por aquel entonces aun no tenia ni ratón.

Borrando, corrigiendo fallos ortográficos. Chicos, estamos en 1992, NO EXISTE el corrector ortográfico automático.

Pero no todo era arcaico en aquel WordPerfect. En aquel entonces aquella versión tenia la genial mejora del llamado WYISWYG.  Detrás de este trabalenguas se escondía una ventana que te enseñaba como iba a quedar finalmente la pagina que ibas a escribir.

Y es que eso era necesario, ya que en la ventana principal de edición no podías ver ni el tipo de letra que ibas a usar ni el tamaño con que iba a salir impresa.

Esta era una pantalla real del Wordperfect 5.0

Escribir así era muy duro, pero yo llegué a tener tanta practica con la ventana normal de edición que ni usaba la mejora del dichoso  WYISWYG.

Yo era uno con Wordperfect, de hecho estoy convencido de que, aun hoy, en pocos minutos seria capaz de cogerle el tranquillo. Tal  manejo y control llegué a tener del programa.

Tanta facilidad tenia para usarlo, que mis trabajos cada vez eran mucho mas largos y mucho mas profesionales.

Y como resultado sacaban 10’s, excelentes, matriculas.

Seguramente si yo hubiera tenido que usar maquina de escribir no hubieran sido tan buenos.

¿Y a que venia esta historia?

Quedaos con la moraleja.

La herramienta ayuda mucho al resultado final.

No hagáis caso de mi cabezonería en usar OpenOffice. Usad la mejor herramienta que podáis, con la que estéis mas a gusto y no escuchéis consejos ajenos.

Os dejo, que me ha quedado un post larguísimo.

Me voy a ver si encuentro como instalarme el Word Perfect 5.0 en el portátil 😉

El origen de la portada de Crónica del Otro Lado: Conspiraciones y Mentiras

Puestos a contar el origen de las portadas de la serie de Crónica del Otro Lado (1 y 2), ya solo me faltaba hablar de la ultima entrega: Conspiraciones y Mentiras

Fotografia original de la portada de Conspiraciones y Mentiras

En esta ocasión la fotografia no esta tomada desde afuera hacia adentro es decir, en las otras anteriores portadas, servidor fotografiaba un elemento desde el exterior. Lugar desde el cual se entreveía algo que permanecía en la penumbra. Esta vez no es así

Esta vez yo me encontraba en las sombras, en el reino de lo oculto, y mas allá se encontraba la luz de lo visible. Es una bonita metáfora para lo que se cuenta en Conspiraciones y Mentiras.

Como si el secreto fuera el que observase a lo visible y lo aparente, no al revés.

También a diferencia de las anteriores entregas, no se tomó en Mallorca, pero si en un lugar histórico.

Y muchísimo mas antiguo aun. Y con mucha más historia. Y mucho más desconocido.

Read More

Page 2 of 9

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén