Y me lanzo a por otro….

…libro. Un libro. Tranquilos. Que el tema hijos está siendo durillo 😉

Repasando mi carpeta de dropbox titulada Cuentos, he caído en que tengo un documento que comencé en 2007, con ciento y pico páginas…

Con cuentos acabados, sin acabar…

Cuentos buenos, cuentos malos…

Me está llamando…

No tengo tiempo…

Pero lo voy a hacer. 😀

¡¡¡A por el quinto libro en cinco años!!!

Como diseñar la portada: Bocetando la composición final

En el anterior capítulo nos quedamos con varias ilustraciones obtenidas de un site de imágenes de stock, aun no estaban compradas pero estaba usando las imágenes obtenidas en la web (aun con marcas de agua) para hacer un boceto de la portada. Pues bien, a pesar de ser una buenísima idea, el proceso se acabó convirtiendo en una pesadilla.

Y es que las imágenes de naves espaciales que escogí, ya fuera por su bajo precio, o por vete a saber que, no tenían una manera fácil de recortarles el fondo. Hacerlo fue un suplicio, y como eran 3 imágenes distintas, se transformaron en 3 suplicios. Encima sabiendo que solo me iba a quedar con una “máquina”. Y me equivoco cuando digo que tenia 3 candidatas posibles, ya que apareció una cuarta por el camino.

Mas abajo os enseño algunas de las pruebas que hice, una de ellas incluso con titulo provisional. Como veréis estas pruebas se comenzaban a parecer a la que sería la portada final de Viajes por Mundos Fantásticos. Y fijaros en que ya estaba trabajando para crear la portada de una pieza – por eso aparece la nave y el protagonista a la derecha-.  Y como dato curioso, se puede apreciar en un boceto, una pila de libros que finalmente aparecería en la contraportada, y del que hablaré en una futura entrada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como veis, una especie de capsula blanca que estaba preseleccionada en el anterior post, desapareció de la terna al verme incapaz de recortarla correctamente del fondo que tenia detrás. Y en cambio, ahora aparece una nueva nave roja, escogida con el único y desesperado criterio de que fuera fácil de extraer del resto de imagen.  Y que fue descartada al ver que no encajaba bien en la imagen de fondo seleccionada, y como no estaba por la labor de volver a comenzar el proceso buscar un fondo nuevo, se fue a la papelera tan rápido como vino.

Así que me quedaba decidirme entre dos naves espaciales, una especie de cohete que no me acababa de gustar,  y un platillo de cabina verde que tenia buena pinta. ¿Cual seria la ganadora?

PD. Ya se que sabéis cual fue la ganadora, estoy intentando hacer este tocho un poco más ameno 😉

 

Como diseñar la portada: Seleccionando ilustraciones

En el anterior post, os contaba como me encontraba con un problema de difícil solución, necesitaba una imagen y no sabia como conseguirla.

Hasta entonces había sido un buen ejemplo de un escritor autopublicado al más estricto estilo “Juan Palomo”. Escribía, corregía, hacia la portada, la maquetación, pasaba el libro a formato e-book, etc. Pero no me quedaba más remedio que reconocer que no sabía dibujar, ni a mano ni a máquina. Si quería mostrar una nave en la portada de Viajes por Mundos Fantásticos, y sobretodo si quería que la gente no saliera corriendo ante la horrible visión de un dibujo mío, tendría que usar alguna imagen de stock. Ya sabéis, imágenes cuyos autores dejan a disposición del publico, ya sea totalmente gratis o a cambio de algún dinero. Tras una concienzuda búsqueda en la red de redes, me di cuenta de que no iba a encontrar nada potable sin aflojar la mosca.

Hasta este momento todo lo que había hecho en el libro me había salido gratis, y parece que debería salir de esa situación de confort. De las muchas paginas que distribuyen ilustraciones, imágenes, etc. de stock, me quedé con dreamstime.com, básicamente por su precio. Comprando los suficientes créditos podría escoger 2 imágenes, con una resolución bastante aceptable, y además tendría los derechos para usar esas imágenes en centenares de miles de copias. Cosa que me iría bastante bien si conseguía pega el pelotazo con el libro. Chicos, ¡siempre hay que mantener el optimismo!.

Para representa a la nave, o mejor dicho, “máquina” tenía a tres candidatas:

Pero ojo, antes de quedarme con una de ellas, – y pagar por algo que luego no me iba gustar – tuve que perder un tiempo precioso en ver como encajaban esas “máquinas” en mi decorado. Así que me las descargué para usarlas en mis pruebas, como podéis ver las imágenes tienen una marca de agua horrible que dificultó el trabajo de edición. Un palo para dreamstime de mi parte.

Para el chaval protagonista, rápidamente encontré una que encajaba con lo que tenia en mente.Estaba claro que iba a ser esta la ganadora, concretamente la de enmedio. La imagen venia con tres poses distintas , pero no tenia descuento si solo usabas una. Vaya por Dios.cartoon-guy-various-poses-funny-54291930

En el siguiente capitulo veremos como encajé todo esto. ¡Nos vemos!

Como diseñar la portada: Añadiendo elementos

En un anterior post os comenté, como comencé a crear la portada de Viajes por Mundos Fantásticos seleccionando una imagen para el fondo. La que escogí era perfecta, pero seamos sinceros, sin añadirle algo más hubiera quedado bastante sosa. ¿No os parece?

portada sin personajes.png

¿A que da la sensación de que se han llevado algo de ahí? Es como si hubiéramos llegado 5 minutos después de que se haya acabado la mudanza.

Era obvio que la portada no podría quedar así, le tendría que añadir más componentes, había que llenar el hueco enorme que quedaba entre el título y ese sucio suelo de almacén abandonado. Mi intención era que la portada mostrase una de las primeras escenas de Viajes por Mundos Fantásticos , precisamente la elegida iba ser aquella en la que nuestro protagonista, mientras se encuentra en un almacén abandonado, se topa con la fantástica nave o máquina que le permitirá vivir tantas aventuras.

Y en ese momento con el almacén ya listo, me encontré con un problema. Me faltaba la máquina, cuando ni yo mismo sabía cómo era, ya que intencionadamente, apenas había descrito a la máquina en el libro. Y tampoco quería asignarle una imagen en concreto en la portada que pudiera hacer perder el misterio sobre su forma, cosa que creo que se conseguía mantener durante el relato.

Pero algo me iba a salvar de este dilema personal,  como la máquina gracias a sus características mágicas, ni siquiera mantiene su forma original entre capitulo y capitulo, podría valer con darle una imagen de nave espacial tradicional y que la imaginación de cada cual la fuera modificando a su gusto.

Solventado este pequeño problema, me topé con otro. Necesitaba una nave espacial o algo así. Y como no, un chico joven para ponerlo al lado de ella.

Y yo no sé dibujar…

Tenia un problema que solucionar…

Cómo diseñar portadas: Seleccionar la imagen de fondo

Una de las ideas que tenia para diseñar la portada de Viajes por Mundos Fantásticos era la de que la imagen de fondo fuera la de un almacén abandonado, tal y como aparece en el primer capitulo del libro

En las anteriores portadas de mis otros 3 libros, todas las imágenes que aparecían en ellas eran fotografías mías y pretendía hacer lo mismo con esta. Pero veía complicado conseguir introducirme en un almacén de esas características sin que me pasara algo malo. O sin vulnerar al ley. Así que tuve que acudir a Internet para encontrar una imagen que me gustase. Tras horas de búsqueda conseguí una que me enamoró, ya que era idéntica a la idea mental que me había fijado.Además de que tenia un tono sombrío y a la vez fantástico, que le venia genial a la portada y que me permitía no tener que trastear (temido photoshop) con ella ya que me gustaba tal y como venia.

 

14330657566_ad0f19891e_k

Obviamente, no es legal usar una foto con copyright para tu portada, ni siquiera si tu libro es gratis, así que tendrás que buscar una foto libre de derechos. Para este caso Flickr  tiene una opción muy buena en su búsqueda, que te permite filtrar por imágenes con Creative Commons. En el caso de esta imagen, el autor la había etiquetado como : Attribution 2.0 Generic

Con lo cual, si quería usar esta fotografía, debía especificar de quien era la autoría de esa imagen,si había sido modificada y la licencia bajo la cual estaba publicada.

Para cumplir con lo prometido contacté con el autor Thomas Nemcsek, pidiéndole permiso para incluir su imagen en mi portada. Tras un breve intercambio de e-mails, y ya con su bendición, me dediqué a diseñar mi obra de arte (o lo que saliera).

Pero aun quedaba la parte de publicitar lo pedido por Creative Commons, para ello incluí este texto en una de las hojas en blanco al principio del libro:

Portada: Fondo, fotografía “The machine” por Thomas Nemcsek, http://www.zeitfaenger.at/. Esta imagen está publicada con licencia Creative Commons https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/

Para el resto de imágenes, el autor retiene los derechos para usarlas en la portada.

Como no había retoque alguno en la imagen, no hice ningún apunte al respecto. Honestamente creo que el texto cumple con lo que se pide.

Me paro ya, próximamente os cuento que pasó con el resto de imágenes que componen la portada.

Breve apunte de cómo escribir novelas (Parte 4ª): Seleccionar el publico al que va destinado la novela

Aunque parezca obvio el titulo de este post, cuando a uno se le ocurre la idea de escribir un libro hay que seleccionar a que publico va dedicado. Seguramente los buenos escritores, hagan primero esa selección, y luego se pongan a escribir. Yo no. En mi caso fue otra cosa más que descubrí tarde. Como casi siempre.

Es decir, tenia un libro escrito para publico adulto o para jóvenes. Mejor dicho, Viajes por Mundos Fantásticos estaba escrito para publico adulto Y para jóvenes, o sea, para los dos públicos. Y eso no iba a funcionar. Me tendría que decantar por uno o por otro. Básicamente, porque en Amazon tendría que asignarle a una categoría, no tenia mucho sentido incluirla en las dos. El que estuviera escrito para los dos públicos, no era una característica deseada, cuando me decidí a escribir una novela con el resultado de mi sección en el podcast La Dimensión Desconocida, me encontré con que había capítulos escritos de una manera y capítulos de otra. Algunos tenían momentos escabrosos, que si el publico que iba a leer mi libro era juvenil, serian un poco fuertes. Y en cambio en otras situaciones, podría haber exprimido mas la situación  si es que el libro estuviera destinado a adultos. Así que tocó rehacer el libro… otra vez…

Y esto no solo era un problema del publico seleccionado para la novela, era un problema de estilo. Y gordo. Afortunadamente, siempre había tenido claro que el libro estaría escrito en tono de humor, y así estaba hecho de principio a fin, de tal manera que eso no tuve que tocarlo.

¿Y ahora viene la pregunta clave? ¿Por que publico me decantaría? La decisión fue clara, “endurecer” la historia para un publico  adulto me llevaría mas trabajo. Y potencialmente en ventas, suele ser mejor la literatura juvenil. Por no decir, que los adultos estamos leyendo temática juvenil tooooodo el santo día, así que no creía que esta decisión fuera a excluir al otro 50% de mi ecuación. Y no creo que fuera mala teoría vistas las ventas que recogió el libro desde el primer momento.

 

Breve apunte de cómo escribir novelas (Parte 3ª): Continuidad en la novela

El siguiente escollo que me encontré mientras estaba enfrascado en la redacción de mi primera novela, Viajes por Mundos Fantásticos, fue el de la continuidad. Como dije en anteriores posts, me encontré con que algún personaje cambiaba su fisonomía, o incluso su edad, según avanzaba la novela, y no solo en un sentido, es decir que pasaba de joven a mas mayor, y tres capítulos mas tarde, a ser mas joven, y eso que no había ningún flashback en la historia. El como conseguí tal hazaña increíble es un misterio digno de aparecer en algún libro de Crónica del Otro Lado.

La verdad es que me da un poco de vergüenza reconocer que soy tan desastre, tan desorganizado, pero no creo que sea el único al que le pasa esto. Seguramente si hubiera asistido a algún curso de narrativa, habría visto lo importante que es mantener la continuidad y lo difícil que es conseguir algo tan aparentemente simple.

Creo que la manera en como lo resolví, es bastante obvia. Eso si no, hay remedio mágico para solucionarlo. Lo que hice fue releer y releer, y releer y releer,  y corregir y corregir, y repetirlo todo otra vez, las veces que fueran necesarias hasta que el conjunto quedara consistente. Y, sobretodo, cada vez que incluía un nuevo elemento, característica al personaje, o evento en la narrativa, etc, siempre revisaba que el añadido fuera coherente con lo que ya tenia escrito. Y si no lo era, no lo incluía. Con la excepción de que encontrara que lo nuevo fuera MUY, MUY, MUY necesario para la historia, ya que sino un cambio en la página 125, podría implicar 5 o 6  cambios mas en las páginas 10, 25, 37 y 41, respectivamente. Que de seguir así, no iba a acabar nunca el libro. Y ya se me estaba alargando demasiado…

Con estas pequeñas directrices en mente, fui acabando el libro, pero no sin dificultades, ya que éstas aparecían en cualquier esquina, y cuando ya creías que estaba finalizada la corrección, tenias que comenzar a repasar desde la primera pagina otra vez.

¡Próximamente mas!

Breve apunte de cómo escribir novelas (parte 2ª)

En el anterior post os comenté que había sido toda una sorpresa descubrir que escribir novelas no era una tarea fácil, lo cual hace que mi admiración por la gente que sabe de verdad de esto crezca hasta limites insospechados.

Hoy continuaré con el primer escollo duro con el que me encontré mientras trabajaba en Viajes por Mundos Fantásticos: hacia donde iba el protagonista.

Es lo que me preguntaba yo, hacia adonde va este tío, mientras me devanaba los sesos. Porque aunque tuviera 12 o 13 capítulos ya escritos, al haber sido redactados como una especie de serial, como si de una serie mala de TV se tratara, el protagonista no mostraba ningún cambio en su comportamiento a lo largo de la historia. Es decir, que no había progreso alguno en el personaje, no evolucionaba según pasaban los capítulos. Ni a mejor, ni a peor. Me di cuenta de que al relato, le faltaba algo que para mi es básico, que el viaje haya servido para algo, que se note que todo lo que le haya sucedido al personaje le haya cambiado. Que haya acabado siendo mas maduro, mas avispado, más cohibido, más cabrón, lo que sea. ¡Algo!

Al final del libro se tendría que ver una evolución en el protagonista, y a pesar de tener en ese momento mas de 100 páginas acabadas, tendría que hacer una labor de re-estructuración ingente, para que el libro se pudiera considerar como algo mas de un puñado de paginas, pegadas una detrás de otra. Así que tuve que ir cambiando, sobre todo los capítulos iniciales y los del final, para que se viera esta evolución, – y no solo en el protagonista principal- que los secundarios también contaban. Por suerte para mi no había muchos, pero tuve que hacer que los pocos que había, también tuvieran sus cambios. Y es que las personas, no son máquinas, se tiene que notar que son humanas, y más aún en el caso de Viajes por Mundos Fantásticos, donde hasta las máquinas parecen humanas…

Que el resultado de este trabajo fuera bueno o no, lo dejo a mis lectores, pero tengo que decir que como mínimo me sirvió para una cosa primordial: continuar aprendiendo a escribir. Algo que estoy seguro que nunca se acaba en la vida de un escritor.

¡Nos vemos!.