De donde sale la inspiración (parte 4ª)

Ahora que cada vez está mas avanzado mi siguiente libro, me autofascino a mi mismo con las fuentes de la inspiración literaria. Para el cuento Ladrón apenas soy capaz de componer de donde surgió la idea.

Recuerdo estar tomando una cerveza en un bar del barrio de Gràcia en BCN (Estrella si se me permite la publicidad gratuita), mientras esperaba a un amigo que me enseñaría la ciudad (en realidad, solo vimos bares). La espera se convirtió en otra cerveza más, que fue consumida durante una larga observación de lo que se cocía por la calle. Me llamó la atención la cantidad de gente variopinta que paseaba por el barrio, considerándolo suyo, pero que era tan anónima como un objeto más del mobiliario urbano. Gente que podría desaparecer en cualquier momento sin llamar la atención más que a un avispado observador.

Intenté mantener aquella ensoñación en mi cabeza, para no olvidarla, a pesar de que a cada minuto convertía en una idea más y más loca. Por suerte, al poco de aterrizar en casa y sin deshacer la mochila, traspasé esa futura semilla a mi libreta roja. Algún día germinaría y vería la luz en algún libro. Y ese día parece que ha llegado…

titulo_b-n.png

De donde sale la inspiración (3ª)

De donde sale la inspiración (2ª)

De donde sale la inspiración (1ª)

 

De donde sale la inspiración (parte 3ª)

A veces es tremendamente fácil conseguir un repentino golpe de inspiración que te permita escribir un cuento, y eso a veces pasa haciendo un simple ejercicio de combinatoria. ¿Que tal si combinamos, en un mismo cuento corto, diferentes temáticas en apariencia contradictorias? ¿Que tal si comenzamos una historia típica de espías y la acabamos de otra manera totalmente diferente?

Pues eso es lo que intenté con “Un objetivo muy especial”, uno de los veintipocos cuentos que aparecerán en Historias de Cuento Ficción. Y creo que el efecto conseguido es realmente bueno. Naturalmente, no os diré cómo acaba, porqué no soy tan malo…😉

De donde sale la inspiración (parte 2ª)

De donde sale la inspiración (parte 1ª)

De donde sale la inspiración (parte 2ª)

Y a veces la inspiración sale de decir un: ¿Y si?

¿Y si hubiera pasado esto en lugar de lo otro?

¿Y si hubiera pasado este hecho histórico en lugar de lo que sucedió realmente?

Si eres un fan de la historia, tienes a tu alcance millones de hechos históricos, que bien retocados, pueden generar millones posibles historias para engrosar tu libro de cuentos.

Y eso es lo que hago yo en casos como “Acampados en el rio Escamandro” o “¡Se nos fue de las manos!“, ambos presentes en Historias de Cuento Ficción, y que utilizan este truco básico pero efectivo. Coger un hecho histórico asentado y perfectamente creíble y darle un giro inesperado para convertirlo en algo aun más fantástico y emocionante.

Lo dicho, la inspiración está ahí afuera y tienes que ir a por ella… 😉

 

De donde sale la inspiración (parte 1ª)

Esta entrada va a formar parte de una serie de posts sobre como encontrar la inspiración, ya que creo que es un tema que asusta a futuros escritores, pero que en mi caso no veo tan problemático. El futuro Historias de Cuento Ficción contará con unos 20 cuentos, pero en mi Cuaderno de Semillas vagan otros 40 y muchos cuentos que quedarán para siguientes aventuras literarias y autopublicadas. Lo que no quiere decir es que me sobran cuentos, sino que sobretodo, me falta tiempo para publicar más libros.

Eso si, para conseguir esta abundancia de ideas, hay que seguir una serie de instrucciones básicas:

  1. No intentar escribir nada, partiendo de cero y directamente en el editor de textos. Eso es un fracaso asegurado.
  2. Usa cualquier cosa que tengas a tu alcance, algo que hayas oído, visto, sentido, lo que sea, y dadle la vuelta, o combinadla con otras ideas, y seguro que el resultado será algo interesante para otra persona.
  3. Apunta cualquier idea, hacer un boceto de ella, y dejarlo madurar, seguramente con el tiempo saldrá algo bueno de ese apunte.

Próximamente os contaré mas ejemplos prácticos de como encontrar ideas para escribir.

Nos vemos!

Como escoger un título

La decisión más difícil después de haberme lanzado a escribir otro libro, es la de escoger qué título va a tener ese libro. Aunque pueda parecer algo que se pueda hacer a posteriori, durante el proceso de escritura es una gran ayuda mental, el tener un título al que referirte cuando estas inmerso en tus momentos de escritor. Porque eso de llamar a tu futuro libro: “lo que estoy escribiendo ahora” no funciona. Ya os lo digo. El tener un título ya pensado, hace que el proyecto parezca más viable, más cerrado, y que no comiences a pensar en transformar tu novela histórica en una pentalogía de ciencia ficción a las primeras de cambio, y que la líes. Con un titulo, el proyecto tiene ya un principio y un final, y lo que hagas se tiene que ajustar a este título.

Por eso, considero básico tener un título en un estadio inicial. Así que en el momento que me encuentro ahora, le he tenido que  dedicar varías sesiones a pensar como titular decentemente a “lo que estoy escribiendo ahora”. Como siempre, pensar delante del ordenador mirando fijamente a una página en blanco de OpenOffice no funciona. Lo que suele funcionar es la ducha mañanera, y de ahí precisamente, salió Historias de Cuento Ficción.

¿Y cuál es el motivo de tan enrevesado nombre?

Fácil, la primera aproximación fue “Historias de ciencia ficción”, pero que no me gustaba del todo ya que no todo serán relatos de sci-fi lo que aparezca en este volumen. Y además  yo quería algo, que de alguna manera, incluyera al término “cuentos”, pero no sabía como mezclar las dos ideas. De tal manera que la solución fue cruzar las dos ideas. Al hacer este remix quedó un título con tres palabras con parecido significado: historia, cuento, ficción, que reflejaría que tras ese titulo se escondían muchos cuentos distintos y de temática variada.

O al menos eso es lo que espero. A ver que tal sale… 😉