Revisando los tutoriales que estoy subiendo al blog, en las ultimas semanas, me di cuenta de que me faltaba comentar un paso que encuentro crucial.

Como fase final a la creación de un fichero de formato .mobi, encuentro muy necesario que se haga una revisión a fondo del e-book directamente en un dispositivo electrónico. Creo que no dedicarle un mínimo de tiempo para asegurarte de que tu e-book está perfecto es critico. Después de invertir tantas horas en escribir tu libro, es una pena que el futuro comprador del e-book se lleve una mala impresión de tu obra.

Mala impresión que puede llevar a una critica negativa en la pagina de Amazon, que acabará con muchas posibles ventas. Y la culpa no la tiene el contenido del libro en si, cosa que da mas rabia aun. A mi sobretodo.

Es un aspecto al que le doy mucha importancia, y quiero que mis libros tengan una calidad buena en este aspecto. Me he topado con libros, y de autores no precisamente indies, cuyo e-book era una m…

Como si el editor no prestase atención a esa parte del mercado. O incluso que lo estuviera haciendo adrede para que la gente tenga una mala imagen del libro en digital, y para que compre las versiones físicas de donde la editorial saca mucho mas dinero.

Dejando temas editoriales aparte, no cuesta tanto controlar la calidad de lo que estás subiendo.

Comprueba a fondo lo que estás vendiendo on-line.

Para ello, en mi caso, yo hago una primera revisión con el visor que incorpora Calibre, como ya comenté en el anterior post. Esta revisión servirá para detectar rápidamente, fallos mas o menos graves antes de salir del programa. Y antes de pasar a la siguiente fase.

Cuando ya me encuentro convencido con la versión que se ha generado, la subo a mi cuenta de e-mail de Kindle. Os dejo un tutorial de como hacerlo, aunque realmente es muy sencillo. Si dispones de una cuenta de e-mail del tipo xxx@kindle.com, basta con enviarte un e-mail a esa cuenta, incluyendo como adjunto el fichero .mobi que quieres pasar a tus dispositivos.

De este manera, sincronizo el mismo fichero en todos los dispositivos electrónicos donde tengo instalado Kindle para Android. Esta aplicación es gratuita, y es la que se usa normalmente para leer los libros que se compran en Amazon.

También, existe una versión de este mismo programa para PC que también uso para ver como queda el libro. Aunque, seguramente no sea la manera de visualizar libros más común (leer un libro en una pantalla tan grande, es bastante duro…) no cuesta nada revisar tu manuscriuto de esta manera.

Al no tener ningún dispositivo Apple, no puedo probar como se ve allí, pero confío en que el resultado sea el mismo.

Aparte, dispongo de un Kindle Paperwhite, el lector de e-books que comercializa Amazon. Esta versión se debería ajustar muy fielmente al modo de visualización nativo de Amazon. Al ser un modelo ya algo antiguo, garantizo de que todo funciona como corresponde para toda la gente que aun use ese modelo (yo incluido).

En resumen, esta versión beta se va a acabar probando en un móvil de 5,5 pulgadas, en una tablet de 7”, en el PC, y como no, en el Kindle nativo.

Pruebas a realizar

Las pruebas que hago son bastante básicas, pero concienzudas. Reviso:

  1. Que el libro se puede ver en ese dispositivo, es decir que no devuelva un error y no aparezca ni siquiera la primera página. Esto seria catastrófico, nunca me ha pasado pero imagínate si el que se descarga tu e-book no puede ni verlo. Seguramente Amazon controle este caso, pero no está de más asegurarte.
  2. Como aparece la portada que se incluye en el fichero .mobi. Seguramente vaya a ser la primera vez que veas la portada que tanto te ha costado diseñar en una pantalla tan pequeña. Y en blanco y negro, en el caso del Kindle Paperwhite. Ojo, que quizás tengas que volver a la mesa de diseño, si algo no te gusta.
  3. Como quedan cada una de las paginas, saltos de linea, tipos de letra, cabeceras del capitulo, etc, etc.
  4. Que no queden paginas en blanco en el e-book, indicación de que te sobran saltos de pagina en el documento original. Obviamente, también hay que revisar que no falten.
  5. Como quedan las imágenes incrustadas en el libro (si es que las tuviera). Aquí puede sucederte un drama, como me pasó con mi primer libro. Alinear las fotografías dentro del párrafo, es muy simple en el editor de texto, pero no tanto en el e-book. Seguramente tengas que volver a la mesa de diseño.
  6. Las notas a pie de página. Chequear que se puede clickar en ellas, y que te lleva a la nota deseada.
  7. El indice generado automáticamente por Calibre. Ver de nuevo que funcionan los enlaces, y que no falta ningún capitulo en el listado.
  8. Que funcionen los links a sitios web (si es que los hubiera).
  9. Buscar por si aparecen caracteres no deseados. Alguna vez me ha sucedido, que algún carácter extraño no aparecía en ningún lado pero si que se mostraba en el libro electrónico.

Esto en los 4 distintos dispositivos. Y a la que habría que sumar la revisión inicial (no tan exhaustiva) en el visor incorporado de Calibre. Creo que así garantizo que no me pueda dejar ningún error sin detectar. Ya solo con el primer paso, el de revisar 4 veces cada una de las paginas del libro, te quedas bastante tranquilo sabiendo que no debería fallar nada muy gordo.

Bueno creo que no me he dejado nada. Siguiendo estos pasos podemos estar seguros de poner a la venta un libro electrónico de calidad.

¡Nos vemos en el siguiente post!