En un anterior post hablé del 5º aniversario del primer libro de Crónica del Otro Lado

Y esto me hizo recordar como nació este libro, y que mejor que referirme a la introducción que está incluida en el mismo libro

Portada Segunda Edición Crónica del Otro Lado

Portada Segunda Edición Crónica del Otro Lado

Este libro fue realizado a lo largo de los años 2008 y 2012, tras recibir la petición para llenar un espacio de programación en el programa sobre misterio La Dimensión Desconocida que dirige mi primo y sobre todo amigo, Borja Rigo. Con gran ánimo y muchos nervios comencé la redacción del guión para mi primer programa radiado que iba a tratar sobre la teoría de Orión de Robert Bauval, un tema que me apasiona desde muy joven. Recuperé la edición que pude leer hacía más de diez años, y la leí apasionadamente de nuevo. Fui escribiendo mis notas en un cuaderno de espiral, pero descubrí que así me resultaba muy difícil ir haciendo correcciones sobre la marcha. Así que todo acabó finalmente en varios folios escritos en letra más o menos legible. Y con toda esa compañía me dirigí al estudio de grabación, o sea el cuarto de mi primo. Al acabar el programa, muy nervioso y sudado, y con la certeza de haberlo hecho todo mal, cogí los papelones y me los llevé a casa. Nada más llegar, me dí cuenta de que el noventa por ciento del texto ya sólo se componía de borrones, tachaduras y correcciones al margen. Si por algún motivo, y si existía alguno seguramente sería causado por mi titubeante voz, hubiera que repetir el programa, aquello no iba a servir de nada. Así que fui transcribiendo la redacción al ordenador, descubriendo que la extensión de lo redactado era de más de cuatro páginas A4 (ahora mismo ese reportaje, el primero de este libro, es mucho más extenso), ¡Uau, me dije, si esto sigue así, podría acabar escribiendo un libro! Y efectivamente, así ha sido.
Ese libro, ese mismo proyecto, es el que tenéis entre las manos ahora mismo.
No hay nada más que ver el resultado, los programas continuaron y se fue ampliando el contenido, pasando de tener que ser Borja, que me achuchase a mí para el próximo programa, a prácticamente ser yo, ¡que le metiera prisas para que grabara ya el siguiente! Y así en orden de emisión fui añadiendo capítulos a un fichero de texto que iba creciendo paulatinamente, primero cuatro páginas, después veinte, después cincuenta, hasta que llegamos a las más de ciento cincuenta actuales.
Teniendo como modelo el libro Enigma de las fantásticas 4 C’es – que ya se nos quedaron tristemente en tres – grandes autores de los que me considero un auténtico fan, se fue estructurando el libro, hasta verse tal y como está ahora.
Como inspiración, los temas que más interés me han suscitado personalmente, que he ido descubriendo a lo largo de los años leyendo, escuchando y viendo, a autores como los grandes J.J. Benítez, a Iker Jiménez, a Juan Antonio Cebrián, a Javier Sierra, a Fernando Jiménez del Oso, a Carlos Canales, a Jesús Callejo, a Fernando Vázquez, a Santiago Camacho, a Bruno Cardeñosa, y otros más de los que seguro me olvido.
Gracias a ellos descubrí tanto, que de otra manera hubiera sido desconocido por mí, que me gustaría agradecérselo de alguna manera. Como homenaje a los que ya no están y agradecimiento a los que sí, y quizás, intentar devolver parte de lo que me han dado desinteresadamente, me gustaría poder dirigir o dispersar estos conocimientos hacia otras personas, para que puedan seguir investigando, disfrutando, pensando y analizando, y por qué no, contando a su vez a otros, sus pequeños descubrimientos. En definitiva, hacer trabajar a las neuronas que tanta falta nos hace en esta época de idiotez inducida, obligatoria y democrática en la que nos encontramos.
Esta es una obra totalmente amateur, hecha en mis ratos libres y noches de insomnio. Con la gran aliada que es la radio, que me ha permitido acceder gratuitamente a mucha información, sin su ayuda difícilmente hubiera podido pasar de la página veinte y también gracias a Internet, puesto que siempre ayuda a contrastar datos que pudiera haber transcrito erróneamente. A lo largo del tiempo de gestación de este libro, también pude ampliar mi, todavía ahora exigua, biblioteca de temática oculta. Siempre visitando librerías de viejo, rebuscando, removiendo estanterías en busca de libros que me pudieran ayudar a completar un programa. Y ya les aviso que el libro se ha hecho sin obtener ninguna recompensa monetaria, si excluimos los ágapes a los que he sido invitado por el director del programa.
Otra recompensa mucho mayor la he recibido esta misma mañana al poder colocar en la estantería, entre un Faber Kaiser, y un Vignati, entre un Kolosimo y un Däniken, entre un Enigmas sin Resolver, y un Existió otra Humanidad, entre un Galería de Condenados y un El Caso Perfecto, entre otros libros mejor y peor escritos, entre obras veraces y otras que no lo son tanto, entre libros con un millón de ejemplares vendidos y otros ya escasos, raros y descatalogados, entre todas aquellas palabras recopiladas a lo largo de las décadas, entre historias increíbles e historias aburridas; allí, colocado allí mismo, y sin ningún otro criterio que la propia vanidad, allí está mi primer libro. Y estoy seguro de que no será el último.

¡Cuantos buenos recuerdos! Ha estado bien rememorarlos 😀