Continuamos hoy con la serie de mini reseñas de los que he considerado los mejores libros que he leído en 2017 (anteriores entregas, aquí y aquí)

Venga, vamos con la Plata!

Plata: Planetary de Warren Ellis y John Cassaday

Planetary

Planetary

 

Antes de nada y como me gusta citar a las fuentes de descubrimientos, diré que Destino Arrakis fue el que me ayudó a descubrir esta joyita del cómic moderno.

En ese programa de 2015, y que yo escuché en 2017, hablaban de un tal Warren Ellis del que yo no conocía nada, y de una saga ya con sus años (ya 20 añazos) pero que aun recibiría alguna entrega más -hace 10 años- con la que se cerró la historia. Tan bien me la pintaron, que no tuve mas remedio que conseguirla, y hacerme mi propia opinión. Como el cómic para mi siempre ha sido un género prácticamente desconocido, pero al que le tengo muchas ganas, agradezco sobremanera los consejos sobre esta temática.

 

Muchas primeras veces

Y digo esto, porque nunca había podido experimentar tanta sensación de expectación cada vez que concluía cada uno de los capítulos. Sensación que tuve sobretodo con los 18 primeros (de 27 entregas en total).

Y cuando digo que, nunca había experimentado esta sensación es que es, nunca. Never. Mai.

Y es que cada historia era completamente distinta a la anterior y revelando un mundo imposible e inabarcable. La sensación era la de estar descubriendo un mundo increíblemente misterioso, página a página. Y la de sentirme constantemente abrumado por la imaginación de Ellis -a la que no puedo equipararme en nada-, me hacia experimentar una especie de zozobra. Aun sabiendo que es perfectamente imposible que el mundo de Planetary sea real, la manera como se nos muestra, hace que la duda te asalte. ¿Y si?

Algunos de estos episodios me parecen míticos, como el de The Gun Club, Isle, The Day the Earth Turned Slower. Con historias autoconcluyentes, y estremecedoras en todos ellos.

Con esta obra, también fue la primera vez en la que me sucede algo insólito, al menos para mi. Ha sido la primera vez que tengo que releerme un cómic inmediatamente después de haberlo acabado. No por la falta de comprensión (como me pasó con Watchmen), sino por el deseo de revivir las historias de nuevo. Y por el deseo de volver a ver las viñetas. No a verlas, a devorarlas, mejor dicho.

Y a este hecho no le quiero atribuir el merito solo al guionista, ya que el dibujo de John Cassaday es directamente sensacional. Por lo que he podido averiguar, la pareja no publica nada hasta no estar al 100% seguros de lo que han hecho. Y eso creo que se nota, y mucho.

No os quiero comentar nada sobre el argumento de la historia. Aparte de que requeriría su espacio, y quería que esta fuera una mini-reseña. Sino también porque prefiero que os acerquéis a la obra completamente vírgenes. Creedme, así la sorpresa será aun mayor.

Ahora ando con muchas, muchas ganas de conseguir Transmetropolitan y The Authority, otras dos obras de Warren Ellis, y que también prometen. A ver si las consigo y os puedo hablar de ellas como alguna de las mejores historias del 2018.

Nos vemos en el siguiente post, en el que ya nos tocará hablar del ORO!!