A veces es tremendamente fácil conseguir un repentino golpe de inspiración que te permita escribir un cuento, y eso a veces pasa haciendo un simple ejercicio de combinatoria. ¿Que tal si combinamos, en un mismo cuento corto, diferentes temáticas en apariencia contradictorias? ¿Que tal si comenzamos una historia típica de espías y la acabamos de otra manera totalmente diferente?

Pues eso es lo que intenté con “Un objetivo muy especial”, uno de los veintipocos cuentos que aparecerán en Historias de Cuento Ficción. Y creo que el efecto conseguido es realmente bueno. Naturalmente, no os diré cómo acaba, porqué no soy tan malo…😉

De donde sale la inspiración (parte 2ª)

De donde sale la inspiración (parte 1ª)